Este 2017 ha sido un año protagónico para el Caso Guzmán. Su principal novedad fue la inesperada aparición en México de Raúl Escobar Poblete -el “Comandante Emilio”-, quien no solo fue uno de los autores materiales del asesinato del senador, sino que había sido hasta el momento el frentista más escurridizo de la justicia ya que, a diferencia de algunos de sus compañeros involucrados en el asesinato, solo pasó por la Cárcel de Alta Seguridad a bordo de un helicóptero cuando les ayudó a fugarse en la “Operación vuelo de justicia”.

A esta arista se une el reciente rechazo de la India a la extradición de Marie Emmanuelle Verhoeven, sindicada en el proceso como la “Comandante Ana”, quien pasó dos años y medio recluida en ese país. El ministro en visita de la causa, Mario Carroza, recibió en su oficina a El Desconcierto para hablar del caso y los escenarios que vislumbra tras el revés en Nueva Delhi.

[Lee el reportaje de El Desconcierto: “Caso Guzmán: La travesía de Marie Emmanuelle Verhoeven por recuperar su identidad”]

-¿Cuál es su evaluación respecto de la decisión de parte de la India, para desechar la extradición de Marie Emmanuelle Verhoeven. Usted dijo en El Mercurio que observaba la influencia del gobierno francés.
-El gobierno francés fundamentalmente se ha preocupado de apoyarla, por las razones que fuera. Entiendo que hubo una petición del gobierno francés respecto de que ella estaba en condiciones disminuidas de salud y, por eso, entonces, le hace una petición formal al gobierno, no al Poder Judicial.

-Aparte de eso, el primer considerando tiene que ver con que la extradición en Alemania ya se había negado.
-Lo que pasa es que fundamentalmente, tanto en Alemania como en India, el tema es que ella venga a declarar. Entonces, no sé cuáles serán los conceptos que tienen en Alemania, en India o en Francia respecto de lo que es la justicia chilena. Pero acá, la idea siempre es respetar el debido proceso, el principio de inocencia. Lo único que queremos es que ella declare y lo único que ella no desea es declarar. Entonces, estamos como en una encrucijada, porque a ella se le envió un cuestionario hace muchos años atrás, donde se le pedía que declarara; se le hacían algunas preguntas y también a su pareja. Su pareja vino a Chile, declaró, prestó declaración sobre todas las preguntas que se le hicieron, aún sobre respecto a las de ella y no hubo ningún problema y después se fue. Se fue de nuevo a Francia, a vivir a Francia, pero ello nunca quiso venir.

-¿Y por qué no lo hacen a través de una comisión rogatoria?
-Eso es lo que se hizo, a lo que ella se negó también. El gobierno francés también se negó a que se le preguntara a través de la carta rogatoria. Cuando Francia dijo que no, ahí entonces se tuvo que tomar una decisión respecto de pedir su extradición, ya que Francia no la interrogaba.

-Ella declara que tiene la disponibilidad de responder las preguntas en Francia y que no se le ha pedido hacerlo.
-No sé. Yo no tengo ningún problema en que ella responda las preguntas. No hay ninguna dificultad. Me imagino que a eso apuntan ahora los próximos pasos que se van a hacer, que dicen relación con ciertos temas diplomáticos en cuanto a conversaciones en lo que se refiere a India, Francia y Chile. Entonces, las conversaciones que se hagan entre ellos, bueno, ahí yo, como Poder Judicial, estoy al margen. No sé en qué van a concluir esas conversaciones o los acuerdos que adopten. El único objetivo mío era que ella me respondiera algunas preguntas. Ése es el único objetivo, no tengo otro.

-Respecto del fondo, a Verhoeven se le acusa de haber integrado la cúpula del FPMR el año en que se asesinó al senador Jaime Guzmán, y haber entregado la lista de sus compañeros de dirección. Sin embargo, hay dos personas de esas personas, Enrique Villanueva Molina y el comandante Ramiro, que han negado haberla conocido.
-Bueno, ella tiene que responder eso. El hecho que dos personas digan que no, bueno, que ella venga a decir que no. Es sospechoso cuando una persona no quiere declarar y se niega a declarar. Cada vez, la sospecha aumenta, porque no quiso declarar en Alemania, no quiso declarar en Francia, no quiso declarar en la India, no quiso nunca declarar. Entonces, ha declarado el comandante Ramiro; hasta Apablaza está dispuesto a declarar; está dispuesto a declarar Escobar, pero ella no. Entonces, es muy extraño. Por eso, nosotros necesitamos que ella aclare ciertas cosas en las que aparece mencionada, y una vez que lo haga, bueno, a lo mejor, también se aclara su situación.

-Después de pasar un año y medio en prisión en la India, los reparos de Verhoeven apuntan a tener que venir a declarar acá.
-Claro, yo creo que eso no va a ocurrir, porque en el fondo sería como una extradición voluntaria. Es muy difícil. Si ya no quiso la otra extradición, menos va a querer ahora. Yo creo que si ella va a declarar, tendrá que declarar en Francia, donde ella se siente más segura. Yo no tengo inconvenientes que declare en Francia. Para mí no es el tema dónde declare, para mí el tema es que declare. Pero dónde declare me es indiferente; si es ante un juez francés, ningún problema, porque se supone que de enviar alguna carta rogatoria o si yo mismo fuera allá igual siempre el que la interroga es un juez francés.

-¿Cómo ve el tema de las responsabilidades en este caso, en comparación a otros como el de Raúl Escobar Poblete, el comandante Emilio, quien acaba de ser detenido en México?
-Entiendo que de una u otra manera las responsabilidades son diferentes y, por eso, es necesario que se aclaren. Aquí hubo todo un proceso, una organización, tal como lo señalo en mi fallo. No es algo que esté hoy creando, sino que ahí señalo que hay toda una organización que está destinada a cumplir ciertos y determinados objetivos. Esa organización comienza con la directiva del Frente Patriótico; con todos aquellos que apostaron o ayudaron, que no estuvieron en el crimen mismo y otros que sí estuvieron en el crimen mismo. Entonces, en ese sentido, todos tienen que responder y señalar cuál fue su participación. En este caso, me parece excesivo el hecho de que ella se haya mantenido tanto tiempo privada de libertad. Ella pudo haber declarado y eso a lo mejor hubiese dejado un espacio para tomar una decisión distinta, pero esta negativa y esta situación de extradición permanente significó que ella estuviese privada de libertad por un tiempo mayor al que se supone que hubiese estado, por ejemplo, aquí en Chile, en caso de prisión preventiva.

-Otras cosas de las que se le ha ido relacionando es con el tema de la fuga de la cárcel. Eso no es lo que la tiene en este proceso, pero ¿cómo ve esa versión?
-Esa versión no ha sido comprobada. Lo que pasa es que ella justo trabajaba en ese minuto en ese lugar y conversó con los frentistas. Eso está corroborado por los mismos frentistas y después, cuando ellos huyen, cuando se produce la fuga, ella también desaparece, por eso se supone que la vinculan.

-Pero ella deja Gendarmería el ’94, deja el país el ’95 y la fuga se produce el ’96.
-Sí, bueno, por eso. Pero ella desaparece también y se desaparece ayudada por policías, que era lo extraño. O sea, si tú eres del Frente Patriótico, ¿cómo te ayudan los policías? ¿No parece extraño?

-Esa es otra arista en la investigación.
-Por eso es que ella tiene muchas cosas que aclarar. A lo mejor ella no tiene nada que ver, no tiene ninguna participación, por eso lo importante es respetar el principio de inocencia. No estamos culpándola de nada, sino que sencillamente queremos que declare, pero supongo que dado que es una ciudadana francesa, entonces eso no va a ocurrir.

-¿Qué le pareció la carta que le escribió a la Presidenta Bachelet el año pasado?
-No, no sé. No la leí. En ese sentido me imagino que ella asume una inocencia. Es lo que siempre hemos sabido de ella. Pero ella declara por todos lados menos por donde debe declarar. Si lo único que tiene que hacer es contestar las preguntas y se acabó.