Sra Directora:

No es nueva la lógica instrumental con que el gobierno en general y el Mineduc en particular trata a sus docentes. Cada vez que una ley en educación se ha diseñado, tramitado y aprobado, hemos quedado al margen de la discusión vinculante; menos aún se nos ha invitado a ser parte real de la mirada educacional que nuestra patria requiere.

Si nos remontamos al año 2015, en plena primavera del profesorado y en medio de movilizaciones multitudinarias, recordaremos que el otrora ministro de educación Nicolás Eyzaguirre, se paseaba por las escuelas “validando” la Carrera Docente mediante jornadas reflexivas que no llegaron a sumar más de 20.000 docentes “participantes”. Lo lamentable fue que, en su estrategia comunicacional, ese número era merecedor de ser resaltado, no así los casi 60.000 docentes (colegiados y no colegiados) que, bajo el lema Esta no es mi Carrera, habíamos rechazado rotundamente dicha ley en la Consulta Nacional impulsada por el Colegio de Profesores de Chile.

 Bajo esta lógica, no es sorpresa que hoy se repita la historia, ahora con la Ministra Delpiano como cómplice. Otra vez, luego de una nueva consulta del magisterio en la que participamos 45.000 docentes y más del 80% optamos por rechazar el proyecto de “Nueva Educación Pública” (NEP) y en medio de un calendario de movilizaciones avalado por la Asamblea Nacional del Colegio, el gobierno inició una “limpieza de imagen” del falso y gatopardo proyecto NEP, ejercicio que –a nuestro juicio- no puede ser leído de otra forma: desconocer e ignorar la voz de los y las docentes que con fuerza y claridad se ha manifestado.

La encuesta lanzada por el Mineduc el pasado 21 de agosto (un par de días después de la movilización docente), quiere mostrar al profesorado y estudiantes de pedagogía avalando una ley que ya hemos rechazado, porque no cambia aquellos aspectos sustanciales que han llevado al colapso de la Educación Pública y por ser únicamente un cambio de gestión en el actual modelo educativo. De este modo, desconociendo radicalmente toda crítica, ha iniciado un proceso que abarca desde una jornada de reflexión (donde se paralizarán las actividades), pasando por la “consulta ciudadana”, hasta supuestos diálogos técnicos, donde –más que seguro- participarán los mismo de siempre.

Ayer intentaron engañarnos con una Carrera Docente que reduce la valoración de nuestro trabajo profesional a un tema meramente económico, en clave individual y competitiva; hoy, con emotivos videos y encuestas tendenciosas, buscan que avalemos un proyecto mal llamado “de Nueva Educación Pública” que –lo hemos dicho insistentemente- no realiza los cambios históricos que el movimiento social por la educación reconoce y exige.

Si el gobierno solo tiene oídos para los trabajadores de la educación cuando se trata de avalar pasivamente sus reformas privatizadoras y mercantiles. Nosotras/os no podemos estar disponibles para ello.

En definitiva, nuestro llamado es a no ser partícipes de la nefasta y engañosa estrategia del Gobierno, a no avalar la (falsa) participación respondiendo dicha encuesta. Eso no quita de manera estratégica podamos aprovechar ciertas instancias y que, en cada escuela y liceo donde se nos convoque a reflexionar, motivemos y promovamos discusiones profundas que nos permitan avanzar más allá de la crítica, vale decir, que nos sirvan para pensar colectivamente los contenidos de aquello que hemos dibujado como horizonte: un verdadero sistema nacional de Educación Pública.

Porque las y los docentes tenemos mucho que decir, y porque es mucho lo que el pueblo espera del profesorado,

¡Arriba Profes de Chile!

¡Por un verdadero sistema nacional de educación pública!

¡Rendirse Jamás!

Movimiento por la Unidad Docente