Luego de una consulta interna con el equipo médico, el Hospital de Panguipulli informó que optarán por la objeción de conciencia institucional a la hora de enfrentar la implementación de la ley que despenaliza el aborto en tres causales.

En este escenario, el recinto se suma a otras cuatro instituciones que privadas que han comunicado que no realizarán intervención del embarazo en las tres causales que contempla la ley: peligro de vida de la madre, inviabilidad fetal y violación. Estos son el Hospital Clínico de la Universidad Católica, la Clínica Universidad de los Andes, el Hospital Parroquial de San Bernardo y el Hospital de Pucón.

Según explicó a La Tercera la directora administrativa del recinto hospitalario, Tilly Rivas Torres, “tuvimos una conversación con la representante legal y se ha planteado que dado que el equipo médico prácticamente en un 100% tiene objeción de conciencia, era mejor hacer un documento institucional, lo que indica que el Hospital de Panguipulli se uniría a la objeción de conciencia”.

Actualmente, el centro asistencial depende de una fundación que lleva el mismo nombre. Hace dos años estuvo a cargo de la congregación religiosa Hermanas de la Santa Cruz, que aún tiene participación en establecimiento. Al igual que en el caso de los hospitales de San Bernardo y Pucón, el 90% de sus pacientes son atendidos por Fonasa.

Rivas sostuvo que en el caso de la primera causal, de peligro de vida de la madre “se harán todas las acciones necesarias” para salvar su vida, aunque en las dos causales “aseguramos que vamos a trasladar vía terrestre a la usuaria al hospital más cercano que tenga la especialidad de ginecología, con costo a nuestra institución”.