Organizaciones sociales en apoyo a los migrantes de Chile como el Movimiento de Acción Migrante, el Servicio Jesuita a Migrantes y la Mesa Intercultural de Antofagasta denunciaron que 224 estudiantes migrantes quedaron fuera de la gratuidad universitaria para el período de admisión 2017, pese a que cumplían con los requisitos. ¿La razón? no tener la visa de Permanencia Definitiva en el país.

Las organizaciones dirigieron una carta a las autoridades del Mineduc para solicitar la anulación de esta exigencia en el proceso de admisión 2018.

“Hoy podría suceder que un chico o chica con excelentes notas, habiendo cumplido con la asistencia exigida para ser promovido y habiendo cursado la enseñanza media en Chile, se vea privado de ejercer un derecho que se asigna de acuerdo a un criterio socioeconómico, sólo por el hecho de ser extranjero e hijo de padres en situación migratoria irregular”, señaló la misiva.

Para los demandantes, el Estado es responsable de “proteger a todos los niños por igual”, pero en este caso “les ha fallado”, debido a incumplir con los Convenios Internacionales a los que está suscrito Chile y haber dejado en situación de vulnerabilidad a aquellos hijos de migrantes irregulares, ya que la situación de los hijos está supeditada a la de sus padres; indicaron.

Con respecto a la Visa Temporaria para menores de edad, que el pasado 27 de julio anunció la presidenta Michelle Bachelet, los firmantes señalaron que si bien la nueva visa permitirá que niños que son hijos de personas en situación migratoria irregular, opten a una visa temporaria que, al igual que las que ya existen, luego de 2 años pasa a definitiva, no sirve de nada a aquellos estudiantes que hoy están en cuarto medio y tampoco servirá para la generación que sigue”.