Fue la arqueóloga Verónica Reyes y su equipo quienes realizaron el descubrimiento de lo que serían los vestigios del cementerio indígena más grande del Chile Central.

Según informa el Colegio de Arqueólogos, Reyes lleva bastante tiempo trabajando junto a Metro en diversas excavaciones arquelógicas. En medio de la construcción de la línea 6 del metro de Santiago, encontraron 60 tumbas y 96 vasijas asociadas más restos de moliendas, ajuares funerarios y corrales. Estaban en el Pique Europa, ubicado en la avenida Pedro de Valdivia, en plena Providencia.

De acuerdo a los tipos de materiales asociados a los restos humanos podemos determinar que pertenecen a la cultura Llolleo“, afirmó Reyes, en relación a quienes se asentaron en el país entre los años 200 y 1200 después de Cristo.

Los esqueletos fueron encontrados entre los 30 centímetros y los dos metros de profundidad.“Eran unas fosas que habían hecho en las gradas del río. Ahí habían enterrado esos esqueletos y los habían vuelto a cubrir con la misma grada del sedimento asociado, junto a ajuares y ofrendas funerarias”, explicó la arqueóloga.

Pese al deterioro, el descubrimiento es de alto valor, pues las 90 vasijas duplican la cantidad registrada de la cultura Llolleo. En julio, las piezas fueron trasladadas al Museo de Historia Natural.