Durante los últimos años se ha provocado un aumento de denuncias por violencia intrafamiliar en Rapa Nui. Las cifras cuadriplican el promedio registrado a nivel nacional, algo que preocupa a las mujeres y las organismos que trabajan sobre la materia.

Según los datos de la Subsecretaría de Prevención del Delito, la tasa de denuncias por violencia intrafamiliar en 2016 fue de 5,2 habitantes en cada mil habitantes a nivel nacional, mientras en la zona aumentó a 22 cada mil habitantes.

La Agrupación de Mujeres de Isla de Pascua ha señalado que existe desigualdad en cuanto a sanciones penales en comparación con el territorio continental y que no cuentan con un abogado del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género que las asesore en área judicial.

El centro de la desigualdad penal se explica por los artículos 13 y 14 de la ley 16.441, que benefician a responsables de crímenes contra la integridad sexual con rebaja de pena si el hecho ocurre en territorio insular y es cometido por una persona natural de la Isla. Al agresor se le otorga la opción de cumplir hasta dos tercios de la sanción en libertad.

“La Isla y la comunidad están pidiendo la modificación de esto, porque en el fondo, lo que se quiere ahora, es que cuando es golpeador, da lo mismo si es un rapa nui, continental o alguien de afuera. Cuando es golpeador es golpeador y tiene que recibir los castigos que corresponden”, sentenció Carolina Hotu, gobernadora de Rapa Nui.

La senadora Lily Pérez presentó un proyecto de ley en el Congreso que busca enfrentar esta situación “para homologar en igualdad de condiciones todo el continente a lo que pasa en Isla de Pascua y exigir la presencia de una abogada o abogado de forma permanente en la isla”.