La tarde de este martes, en la Cámara de Diputados, se realizó la interpelación impulsada por Chile Vamos hacia el ministro del Interior Mario Fernández (DC), quien durante 53 minutos debió responder a los cuestionamientos de la diputada Paulina Núñez (RN) por el retraso del gobierno en presentar su proyecto de migraciones.

La parlamentaria inició la ofensiva consultando por la cantidad de veces que el Consejo de Política Migratoria se ha reunido con Fernández, quien respondió que ninguna, ni siquiera para presentarles el proyecto de ley, por lo que Núñez lo llamó a que reconociera que la migración no ha estado entre las prioridades del Ejecutivo, y recalcó el parecido del texto de Bachelet con el que Piñera presentó durante su mandato.

“Hay una diferencia básica: Este proyecto recoge los derechos y garantías que todas las democracias desarrolladas contemplan. Establece los deberes que tienen los migrantes. Era necesario un nuevo proyecto”, afirmó Fernández, quien agregó que el nuevo texto incorpora derechos a la salud y educación de los migrantes, y por esa razón, su costo asciende a los $136 mil millones.

De este modo, el ministro recalcó que esa “es la mayor demostración de nuestro compromiso con lo que se dice, ese proyecto (el de Piñera) no tenía todo esto, no establecía la dignidad del migrante, era un proyecto economicista, eso era el proyecto. Este proyecto es un proyecto digno, moderno, que permite enfrentar los desafíos del futuro”.

Además, el titular de Interior afirmó que “en abril van a estar disponibles los datos de migrantes que estaban en Chile para el Censo“, dato que no había sido revelado hasta el momento, y llamó al Parlamento a aprobar la iniciativa. “Vamos a poder caminar hacia el futuro siguiendo nuestra tradición de acoger al que llegue a nuestras tierras. Es una política de Estado, apelo a que lo afronten con una atmósfera un tanto menos conflictiva como la que he tenido que vivir esta tarde”, cerró.

“Ejercicio deslavado”

Luego de la interpelación, los representantes de las distintas bancadas de la Cámara de Diputados manifestaron sus posturas. En representación de la UDI, la diputada Andrea Molina cuestionó: “¿Qué pretende usted enviando esta iniciativa a última hora? Obviamente solo cumplir, salir del paso (…) Los inmigrantes están pasándolo mal. Ya son aproximadamente más de 600 mil inmigrantes, los vemos hacinados. Ellos no merecen ese trato”.

También desde una posición crítica, Giorgio Jackson (RD) afirmó que “este proyecto se iba a ingresar el primer año de gobierno. Ahora, lamentablemente se presenta con muy pocas posibilidades de tener una tramitación completa” y que “lamentablemente, este proyecto mantiene una mirada en la lógica de seguridad”.

Por otra parte, desde la bancada de la Nueva Mayoría, Daniel Melo (PS) señaló que “la derecha pudo retirar esta interpelación, pero prefirió hacer este ejercicio deslavado”, y en el mismo sentido, Ramón Farías (PPD) agregó que “esta interpelación no fue más que un show mal calculado, no sacamos nada en limpio”.