En junio del 2010, un caso generó revuelo en Chile: tras un operativo de Carabinero, se ingresó al fundo Santa Ana del cabezal sur del puente Cautín y se detuvo a 11 personas vinculadas al funcionamiento de una secta. En el lugar se encontró un santuario de veneración a una niña de 11 años, identificada como “La Princesita”, a quien atribuían dones divinos.

La niña no asistía hace meses al colegio, algo que preocupó a sus profesores. Además de objetos religiosos, la policía encontró 11 armas de fuego y municiones, que ellos justificaron como una forma de defenderse de los mapuche, que querían tomarse el fundo.

“La niña nos dijo que iba a venir un terremoto grande y que teníamos que rezar para calmarlo. Ella tenía las visiones, ella conversa con los angelitos”, señaló César Baeza Segura, líder de la familia.

Finalmente, en 2012, tras enfrentar un juicio simplificado por tenencia de armas, las ocho personas formalizadas fueron absueltos de las acusaciones del Ministerio Público. Sin embargo, la historia sirvió de inspiración para la nueva cinta de Marialy Rivas, la directora de la exitosa “Joven & Alocada” (2012).

En un país muy lejano, ubicado al fin del mundo, vive Tamara, de doce años. La niña ha crecido en un culto liderado por el carismático Miguel, a quien Tamara adora. Ese verano la niña recibirá la misión de su vida: tener un hijo santo con Miguel. En este oscuro cuento de hadas, Tamara se dará cuenta que lo que parecía un paraíso se transformará en un infierno, y la desobediencia vendrá con un costo que marcará violentamente su paso de niña a mujer. Tamara ganará su libertad de una forma que jamás imaginó”, sentencia la sinopsis de “Princesita”, que se estrenará el próximo 4 de septiembre en el Festival de Toronto.

La directora señala que su nuevo largometraje, escrito nuevamente en colaboración con Camila Gutiérrez, surge de una pregunta acerca de cómo se construye la identidad femenina: “Me adentré en la historia imaginando a una niña rebelde que se libera del yugo masculino y de los designios impuestos. Esa niña nos representaría a todas las mujeres, pero, a poco andar comprendí con dolor que no estaba hablando sobre una mujer si no sobre una niña que no tiene las herramientas para liberarse de un adulto abusador”.

Rivas, quien ganó un premio en Sundance 2012 por su ópera prima, agrega que “construí ‘Princesita’ como una película de retazos, de recuerdos, un correr de la conciencia de una niña que no puede si no amar al hombre que controla su vida”.

A la hora de comparar sus dos películas, Marialy Rivas sostiene que “tienen la misma alma, tienen en su centro la misma fuerza que las alienta. Una adolescente en Joven y Alocada y ahora una niña en Princesita, ambas en su camino a transformarse en mujeres, ambas atrapadas en reglas e imposiciones externas sociales y familiares”. La cinta se estrenará en Chile el 19 de octubre.

El elenco está compuesto por Sara Caballero, Marcelo Alonso y María Gracia Omegna. Desde su experiencia en el rol protagónico, Alonso señaló que “Princesita es una película subversiva que toma todo lo que tenemos arraigado en el imaginario sobre las princesitas y lo estrella contra el suelo y lo hace añicos”.