“No ganaron ni clientes ni poder de presión: los taxistas más bien se echaron a la ciudadanía encima”, comenzó el periodista Daniel Matamala en la editorial de CNN. La protesta del gremio no dejó indiferente a nadie, menos después de que el bloqueo al aeropuerto Arturo Merino Benítez cobrara la vida de un turista brasileño.

Ximena Rincón agregó que “así exigieron los taxistas que Uber y Cabify respeten sus derechos, con una protesta que vulnera los derechos de miles de chilenos a desplazarse o trabajar. Inconsecuencia total”.

Los periodistas recordaron la paralización de las micros amarillas durante el gobierno de Ricardo Lagos en 2002, sentenciando que esta protesta les significó ser juzgados por la Ley de Seguridad Interior del Estado, algo que se repetirá para los taxistas.

“La protesta es legítima, incluso es una muestra de la vitalidad de la democracia, pero siempre que se entienda que ese derecho tiene límites”, puntualizó Matamala.

Los responsables de bloqueos a acceso del aeropuerto arriesgan hasta 10 años de cárcel.