Este lunes, en las páginas editoriales de El Mercurio, se incluyó un notable artículo de dos investigadores del CEP (Centro de Estudios Públicos) titulado “Vacíos en la Centroderecha”.

En el texto, el ex ministro de Educación de Piñera, Harald Beyer, y el investigador del CEP, Ernesto Ayala, analizan de dónde proviene el desencanto de los ciudadanos con la política. Como foco de atención establecen dos temas recientes de la agenda pública: aborto y matrimonio igualitario.

En el caso del aborto reconocen que el 50% de las personas identificadas con la derecha están a favor del aborto en casos especiales y otro 20% estuvo por aceptarlo como una opción para las mujeres en cualquier caso. Es decir, el 70% de las personas de derecha aceptan el aborto en alguna circunstancia. Los miembros del CEP aseguran: “Resulta muy sorprendente que estos matices no encuentren eco en los congresistas de centro derecha: ninguno de los parlamentarios que integran Chile Vamos respaldó el proyecto de despenalización del aborto en tres causales”.

En el caso del matrimonio igualitario en encuestas de la CEP de Mayo 2017 , el 34% de los votantes de Piñera apoyan que la ley permita esta posibilidad . Sin embargo, el candidato Piñera se ha manifestado en contra de esa idea.

Los investigadores concluyen: “Si la clase política conserva la esperanza de recuperar algo de la confianza perdida debiera esforzarse por lograr una sintonía más fina con sus electores”.

Los analistas de derecha, por lo menos los más lúcidos, reconocen que existe una “clase política” y que esta pasa por encima de las distinciones entre derecha, centro e izquierda. Su característica es que están ajenos a lo que piensa el ciudadano y que tiene principalmente como clase intereses vinculados a las altas remuneraciones (dietas y gastos autorizados) que estableció la dictadura pinochetista y que no se han modificado.

Por algo los parlamentarios vinculados al Frente Amplio son los únicos que han propuesto reducir las dietas ($9 millones de pesos mensuales) a la mitad , sin encontrar respaldo significativo entre los candidatos que se elegirán el 19 de noviembre .

Hasta el momento la ciudadanía expresa su rechazo a la clase política absteniéndose de concurrir a las urnas. Una vez realizadas las votaciones concurren masivamente a manifestar con los movimientos ciudadanos que más los representan para obtener de esa clase política concesiones que los interpreten, aunque sea parcialmente.


Ingeniero civil, militante socialista, y adherente de RD