El Papa Francisco aterrizó este jueves en Colombia, una semana después de que las FARC-EP culminaran su proceso para convertirse en partido político.

El pontífice, que hoy empezó sus actividades con una visita a la sede del gobierno donde fue recibido por el presidente de Juan Manuel Santos, viajó con el objetivo de apoyar el proceso de reconciliación de la sociedad y de la clase política, muy divididas por los acuerdos de paz, y para conocer el proceso de reincorporación de los ex combatientes a la sociedad colombiana. Tanto en la jerarquía como en las bases católicas existen sensibilidades y opiniones contrapuestas sobre la integración de la organización al sistema.

“Muchas gracias por el esfuerzo que han hecho, por el camino que se han animado a realizar. Eso se llama liderazgo. Hasta los más chicos pueden ser héroes, los más jóvenes, cuando vienen engañados y se equivocan, se levantan, son héroes y van adelante. Sigan adelante, sigan adelante, sigan adelante así. No se dejen vencer, no se dejen engañar, no pierdan la alegría, no pierdan la esperanza, no pierdan la sonrisa, sigan así”, dijo Francisco en un breve saludo a la llegada a la Nunciatura.

Tras recibir las llaves de la capital por parte del alcalde bogotano, Enrique Peñalosa, y visitar varias universidades, el papa se reunirá con el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) en la Nunciatura y luego oficiará una misa campal ante más de 600.000 personas en el parque Simón Bolívar.

Algunos sectores católicos ultraconservadores rechazaron abiertamente esta visita, que concluirá el domingo en Cartagena. El canal de televisión Teleamiga, dirigido por José Galat, quien trató de concurrir a las elecciones presidenciales de 2010 por el Partido Conservador y es rector de la Universidad Gran Colombia, envió en los últimos meses mensajes contra la visita del pontífice.

Colombia cuenta, al menos según las estadísticas, con un porcentaje muy elevado de fieles. De sus 49 millones de habitantes, más de 45 millones están bautizados.

El pasado viernes el ejecutivo de Juan Manuel Santos anunció un alto al fuego con la otra guerrilla del país, el ELN.