A los 82 años, ha fallecido una de las escritoras y activistas más importantes del feminismo contemporáneo. Kate Millet sufrió un fallo cardíaco el pasado miércoles 6 de septiembre, que terminó apagando su vida en París, aunque justo por estos días sus ideas parecen más vigentes y presentes que nunca en el mundo.

Katherine comenzó su carrera en los ’60, dando una fuerte lucha junto a sus compañeras por expandir la defensa de los derechos de las mujeres y los conceptos principales del feminismo. Al publicar su tesis, Política Sexual, Millet instaló una crítica profunda al patriarcado y revolucionó al mundo con una de sus proclamas más famosas: “Lo personal es político”, un análisis que apunta a cómo el heteropatriarcado se consolida en el ámbito privado para luego expandir sus relaciones de poder a lo público, manteniendo la dominación.

Su libro publicado en 1970, se convirtió en una de las obras imperdibles para las mujeres feministas de todo el mundo y best-seller. Sus planteamientos siguen atacando con agudeza las lógicas misóginas y machistas de la sociedad y son emblema del feminismo de la segunda ola, denominado feminismo radical, defensor de la idea de que todas las desigualdades sociales tienen su origen en la dominación del hombre sobre la mujer.

La escultura, escritora, cineasta y filósofa abrió el camino junto a sus pares, exigiendo en las calles el derecho a decidir sobre sus cuerpos y el aborto. Además de abolicionista, también se declaró bisexual sin temor al repudio que esto generaba en aquellos tiempos. Millet también fue miembro de la Organización Nacional de las Mujeres y fundadora de Women’s Art Colony Farm.

“La supremacía masculina, al igual que los demás credos políticos, no radica en la fuerza física, sino en la aceptación de un sistema de valores cuya índole no es biológica”, señaló en uno de sus escritos, en donde apuntó al patriarcado como un sistema de dominación autónomo del hombre hacia la mujer.

Millet también es muy recordada por sus visiones acerca del amor romántico. En 1984, fue entrevistada por Lidia Falcon, quien le consultó: ¿Qué significa para ti el amor? La escritora respondió con una cita que suele ser esbozada también hoy por las feministas: “El amor ha sido el opio de las mujeres, como la religión el de las masas. Mientras nosotras amábamos, los hombres gobernaban. Tal vez no se trate de que el amor en sí sea malo, sino de la manera en que se empleó para engatusar a la mujer y hacerla dependiente, en todos los sentidos. Entre seres libres es otra cosa”.