A pocos días de que se revelara el caso de Abel Pérez, hermano marista que habría confesado haber abusado de al menos 14 menores entre 1970 y 2008 en tres colegios, se sumó el caso de otro miembro de la congregación: Luis Humberto Cornejo Silva, quien cumplía funciones en el Instituto Rafael Ariztía de Quillota.

Así lo expresa un comunicado de la Congregación Marista, que también agrega que los antecedentes fueron enviados a la Fiscalía Sur, donde la investigación es dirigida por el jefe del área de Delitos Sexuales, Guillermo Adasme.

Respecto a esta decisión, la congregación informó: “Lo anterior obedece a la firme resolución tomada por el Delegado Sectorial de Abusos Sexuales, el equipo de apoyo y refrendada por el H. Saturnino Alonso, Superior Provincial, respecto a denunciar cualquier situación de abuso sexual que afecte o haya afectado a cualquier niño, niña o adolescente de nuestras comunidades escolares”.

“Esta situación nos duele profundamente por cuanto afecta seriamente la trayectoria de nuestra congregación educacional. Creemos fehacientemente que debemos estar, en todo momento, al servicio de las víctimas y hacia ellas generar actitudes de perdón, justicia y reparación”, agrega el comunicado.

Según informó La Tercera, fuentes cercanas a los maristas aseguraron que los abusos habrían sido cometidos contra cinco ex alumnos, cuatro del Instituto Rafael Ariztía de Quillota y uno de Santiago y el religioso Luis Cornejo, de 40 años, permanece en estado vegetal tras ser apuñalado durante un viaje a Bolivia.