El candidato presidencial llegó a La Moneda para participar del homenaje realizado a Salvador Allende y sus colaboradores, en medio de una nueva conmemoración del golpe militar ocurrido en 1973.

Por protocolo, el diputado quedó sentado justo atrás de los periodistas Beatriz Sánchez y Alejandro Guillier, y pasó desapercibido hasta que la diputada Denise Pascal, sobrina de Allende, se acercó a encararlo.

“No puedo creer que estás aquí”, le señaló Pascal, quien caminó hasta la fila donde se encontraban los candidatos presidenciales para recriminarlo. Su molestia apuntaba a una reciente iniciativa propuesta por Kast, quien dijo que pensaba retirar la estatua del ex Mandatario ubicada en la Plaza de la Constitución. 

Según consignó Emol, la parlamentaria habría calificado de “cínico” al candidato y diputado por asistir a la ceremonia oficial, mientras que Kast no se dio por aludido.

Sin embargo, a través de una carta, el parlamentario explicó que no asistió al evento para rendir homenaje a Salvador Allende, sino para “rezar por todos los compatriotas que sufrieron ese día y como cristiano rezaré por ello y sus almas”.

Kast insistió en que ir a La Moneda “no es hacer el juego a la izquierda, es tener valentía de decir a los chilenos que ese lugar nos pertenece a todos y no solo a un grupo o ideología”. 

“No acepto que la izquierda venga a dar clases de superioridad moral cuando lo que ocurrió hace ya 44 años, es simplemente producto de la violencia política que ellos mismos instalaron y del peor gobierno de la historia de Chile que sólo trajo hambre, escasez, y muerte al pueblo chileno”, argumentó.