El último Te Deum vivido por la presidenta Michelle Bachelet no se olvidará fácilmente. La Mandataria vivió un tenso momento, en medio de gritos de los religiosos y recriminaciones formuladas por los pastores a su agenda valórica.

“Asesina” y “vergüenza nacional” fueron algunos de los epítetos que recibió la Presidenta durante la ceremonia, además de soportar las críticas del obispo y candidato por Chile Vamos Eduardo Durán Salinas, quien acusó que se ha instalado una “agenda que ni siquiera cuenta con el respaldo de la mayoría de la ciudadanía”.

Ante este escenario, el obispo Emiliano Soto anunció que enviarán una carta de desagravio a Bachelet para disculparse por los incómodos momentos vividos en la ceremonia religiosa. 

El pastor recalcó que la institución fue sorprendida por el discurso otorgado por el obispo Eduardo Durán y reconoció que “no correspondía haberlas hecho de la manera en que se hizo”.

“No corresponde atentar contra una institución como es la Presidenta de la República”, enfatizó el obispo, en entrevista con Radio Concierto.