En entrevista con Radio Agricultura, el senador de RN Alberto Espina opinó sobre el eventual cierre del penal Punta Peuco, anunciado por la presidenta Bachelet, y sentenció que se trata de un acto de venganza hacia los militares.

“Cerrar Punta Peuco es simplemente un acto de venganza contra los militares”, recalcó, asegurando que de todos modos condena las violaciones a los derechos humanos: “Lo he dicho por quinta vez clara y no solo ahora. Lo hicimos nosotros cuando aún estaba el gobierno militar y las condenamos”.

Además, el parlamentario descartó que el recinto penitenciario donde se encuentran los violadores a los Derechos Humanos “sea una cárcel privilegiada”: “Es un recinto carcelario, que según todos los informes cumple estándares mínimos, mejores que otras cárceles, es verdad, pero aquí no se trata de nivelar hacia abajo y hay personas de mucha edad que se les mantiene presas, algunas incluso con alzheimer, algunas personas que no tienen la capacidad de valerse por sí mismos, entonces realmente el cierre de Punta Peuco no pretende generar condiciones para que el país pueda mejorar su sistema carcelario”.

Espina agregó que es importante “que se sepa la verdad, pero que se avance también en no transformar la cárcel como un acto de venganza”.

Durante la mañana, el presidente de la Corte Suprema, Hugo Dolmetsch, también se mostró contrario a la idea de cerrar el penal Punta Peuco: “No he sabido nada de eso. No me parece que sea prudente por ahora, pero es una cuestión que decidirá el Ejecutivo, y nosotros obedeceremos no más”.