En 2013, luego de triunfar en las elecciones parlamentarias, el senador Iván Moreira reconoció públicamente su conversión a la fe evangélica y desde entonces es fiel visitante de la Catedral en Jotabeche, donde se realizó el último Te Deum, que no estuvo exento de polémica.

“Recibí a Cristo en mi corazón el 27 de mayo de 2013 en la presencia de mi obispo Eduardo Durán, luego de 20 años de participar en sus cultos”, señala en entrevista con Las Últimas Noticias, definiéndose como “el único parlamentario evangélico” del país.

Moreira descartó que se haya registrado una falta de respeto hacia la presidenta Michelle Bachelet durante el Te Deum: “La Iglesia Evangélica no tiene por qué pedir disculpas por defender sus posturas valóricas. No hay falta de respeto en decir lo que se piensa. La prédica de los obispos fue dura, pero con respeto”.

Además, el senador sostuvo que “nadie ha dicho que fue una falta de pudor que ministros que apoyan el aborto y el matrimonio igualitario hayan acompañado a la Presidenta al Te Deum, eso es un agravio al pueblo evangélico”.

Por otra parte, Moreira descartó que el mensaje entregado por Durán haya sido un acto político: “Los evangélicos no son un botín político. El pueblo evangélico es una reserva moral de la sociedad. Lo que realmente molestó a la vocera de Gobierno (Paula Narváez) fue la ovación que recibió el candidato Sebastián Piñera en la catedral”.

Por último, el parlamentario aseguró el mundo evangélico seguirá sorprendiendo al país y que que “te lo digo ahora, pronto Chile tendrá a un Presidente de la República evangélico”.