Aunque apenas apareció unos pocos segundos en pantalla, fue suficiente para que el can saltara a la fama y traspasara las fronteras locales para deleitar a muchos con su hazaña. “Orejón” se hizo conocido por su sigiloso robo de una empanada en medio de un despacho en TV, en la ciudad que por años lo ve deambular por sus calles: Andacollo.

Sin embargo, más allá de la anécdota y el talento del perro en el rescate de comida, su realidad evidencia la de otros cientos de animales que viven en medio del abandono y el peligro. Según vecinos de la zona, Orejón suele buscar alimentos en basureros u otros espacios donde pueda obtener algo para comer, tal como ocurrió con la empanada. El perro circula en la Plaza Videla de Andacollo y se le suele ver junto a otros canes en el centro de la comuna minera.

Tras la noticia que lo convirtió en el nuevo perro famoso chileno, los vecinos publicaron fotos del animal y llamaron a preocuparse de las mascotas, especialmente de Orejón, que no tiene amos que se encarguen de él.

Aunque muchos se rieron de su gracia, la situación del can habla del abandono y de la falta de cariño y cuidado que viven los callejeros en diversas ciudades de Chile. Además, los habitantes de la zona acusan que no existe una normativa sobre animales sueltos y que es habitual, en las noches, ver grupos de perros y hasta caballos, según consigna ElAndacollino.

Por estos días, algunos animalistas se organizan para encontrarle un hogar a Orejón, que le permita ser cuidado y obtener sus propios alimentos, sin necesidad de seguir “rescatando” empanadas.