Cerca de las 23 horas del martes 12 de septiembre, en el Hospital Clínico Metropolitano de La Florida, murió la joven identificada con las iniciales J.L.T. en medio de un intenso operativo químico de emergencia producto de la ingesta de cianuro.

“Presentó los primeros síntomas en clases, razón por la cual se solicitó una ambulancia y los propios compañeros de universidad la trasladaron al Hospital de La Florida. Una vez que llega acá se le realizan las reanimaciones correspondientes por el equipo médico y otras personas especializadas, pero, lamentablemente, no fue posible salvarla y murió. Las razonas por las cuales habría tomado la determinación de terminar con su vida se están investigando“, relató el mayor de Carabineros César Tapia en las afueras del recinto ubicado en Froilán Roa.

La Brigada de Homicidios de la Policia de Investigaciones se hizo cargo del caso. Según consigna Cooperativa, lo primero que hizo fue clausurar el hospital, ya que cuando una persona se intoxica con cianuro despide una serie de gases que pueden ser mortales para las personas que entren en su contacto. Por lo mismo, familiares y trabajadores del hospital tuvieron que ser aislados en las afuera del sector de urgencias del recinto. Incluso tuvo que llegar al lugar personal de manejo de Materiales Peligrosos de Bomberos y de Carabineros. Sin embargo, nadie presentó síntomas de intoxicación.

Daniela Balocci, inspectora de la Brigada de Homicidios, reveló que al revisar las pertenencias de la estudiante encontraron un termo con cianuro diluido en líquido en su mochila.

De acuerdo a Pousta, la comunidad de la Universidad Católica realizó una misa en su recuerdo en el Templo del Campus San Joaquín, donde estudiaba la joven de 20 años.