Los medios de comunicación están repletos de imágenes, definiendo cómo es y cómo debería verse una mujer perfecta, pero ¿qué es una mujer hermosa? Neringa Rekasiute, fotógrafa y activista feminista lituana, se planteó esta misma pregunta en 2014. ¿El resultado? ‘Nosotras. Mujeres’ (‘We. Women’, en inglés), un proyecto que puso el poder de decidir qué es, cómo luce, y qué hace una ‘mujer hermosa’ de regreso a nuestras manos: sí, es decir, de vuelta en nosotras, en todas nosotras, pero de una mujer a la vez. El proyecto consistió en 12 fotografías de mujeres enfrentándose al espejo y a las partes de sus cuerpos catalogadas como ‘problemáticas’. Entiéndase: muslos muy gruesos, piernas muy flacas, senos muy pequeños, senos muy grandes, y todo aquello que la publicidad, la industria de la belleza y de la alimentación han definido como “defectos”: esas “deformidades” (presentes en todos los cuerpos), esas “imperfecciones”, esas partes visualmente “feas” y “poco atractivas” que en el mejor de los casos deben ser “cambiadas” o simple y llanamente “escondidas” (del ojo público, de nuestras parejas, y de nosotras mismas).

El proyecto comenzó a partir de un dibujo hecho por Beata Tiškevič, actriz y presentadora de radio y televisión lituana. El bosquejo consistía en una mujer mirándose al espejo, en ropa interior, y sobre cuyo cuerpo se lee escrito: “¡tan gorda!”, “¡mira esas piernas gordas!”, “¡qué asqueroso!”. Al respecto, Neringa señaló a The Huffington Post: “Beata me mostró el dibujo de una mujer mirándose al espejo, con palabras escritas sobre su piel, esas mismas palabras que ella ha escuchado durante su vida para referirse a aquellas partes ‘imperfectas’ de su cuerpo. A partir de ahí, Beata y yo conversamos largamente sobre lo mucho que Lituania necesita de un proyecto que empodere a las mujeres”. Y eso decidieron hacer.

Neringa y Beata pidieron ayuda a Modesta Kairytė, experta en medios de comunicación, para que el proyecto cobrase vida. El equipo utilizó la popularidad de Beata en redes sociales como una plataforma para invitar a mujeres reales a participar, a compartir sus historias, y a ser fotografiadas en ropa interior. Una invitación arriesgada, por cierto, pero con una respuesta abrumadora. “Eran tantas, tantas, que llorábamos cuando leíamos esos mensajes”, dijo Neringa.

La sesión fotográfica permitió a 12 mujeres enfrentar sus inseguridades y reflexionar en torno a los tipos de comportamientos destructivos que la autopercepción negativa del cuerpo puede promover. “Nos dimos cuenta que muchos problemas sociales se superponían. Las mujeres escribieron y nos hablaron sobre bulimia, anorexia, el estigma y la vergüenza asociados a ‘ser gorda’, el estigma y la vergüenza asociados a ‘ser flaca’, sobre violencia de género, entre muchos otros” – declaró Neringa – añadiendo que “este proyecto nos mostró muchas cicatrices profundas en nuestra sociedad”.

La fijación de estrictos estándares de belleza femenina es un fenómeno que todas conocemos y al cual todas hemos estado expuestas. En una encuesta exploratoria que realizamos en La Rebelión del Cuerpo durante fines de agosto pasado, el 91% de las entrevistadas señaló que “la publicidad afecta la construcción de la identidad femenina”. Más aún, la influencia de los medios de comunicación es tal que no hay diferencias mayores entre países tan distantes y diferentes como Chile y Lituania. Beata y Neringa concuerdan en que “el culto a este tipo de belleza estandarizada es especialmente fuerte en la sociedad y en los medios de comunicación lituanos”. Sí, inclusive allá, país en donde el fenotipo común es de piernas largas, de cabelleras rubias, y de pieles y ojos claros. Por ello, lo que ellas quisieron hacer fue “volver a poner a la luz pública a cuerpos naturales, reales, de mujeres comunes”. De este modo, las mujeres seleccionadas representaban cuerpos de distintos tamaños, colores, y tallas. Al pararse frente al espejo, “cada una de ellas confrontó algún tipo de miedo, un grado de inseguridad, y cada una de ellas fue capaz de abordarlo maravillosamente” – declara Neringa. De hecho, ‘Nosotras. Mujeres’ fue elegido como uno de los mejores proyectos vinculados a la reflexión sobre la imagen corporal en medios de comunicación por el sitio Bustle.com.

Así como los medios de comunicación nos bombardean con un ideal de belleza femenino único e inapelable, la autopercepción negativa del cuerpo es una práctica de la que pocas mujeres pueden escapar. Las reacciones pueden variar desde crueles memes y GIFs, pasando por episodios de bullying, hasta el desarrollo de trastornos disfóricos del cuerpo y desórdenes alimenticios. Sin embargo, centrar los problemas relacionados con la imagen corporal a nivel individual, y aislándolos de cómo representamos lo masculino y lo femenino, es caer en una trampa. Al respecto, Neringa es enfática en señalar que la auto-aceptación a nivel individual puede tener un impacto poderoso a nivel colectivo. “Imagina cuánta energía se liberaría una vez que las mujeres acepten sus cuerpos. Podrían -podríamos- lograr tanto en este tiempo, ¡es increíble!”. En este sentido, ‘Nosotras. Mujeres’ es un recordatorio importante que una imagen corporal positiva juega un papel clave en el empoderamiento femenino. “No somos solamente nuestro cuerpo. El cuerpo es solamente la forma antes del contenido”, señaló Tiškevič.

Desde La Rebelión del Cuerpo concordamos absolutamente con Neringa y Beata, por ello, quisimos rescatar su trabajo como una forma de entender que “no estamos solas”: de hecho, somos muchas y estamos en todos lados. Entendamos que mientras más nos convenzamos de esta verdad, más poderosas podemos llegar a ser.

¿Quieres saber más de Neringa y Beata?

Luego de 2014, Neringa y Beata trabajaron en otros tres proyectos virales que cuestionaron la masculinidad y la feminidad en la sociedad lituana: “Ganaron la Lotería” (They Won The Lottery, en inglés) en donde retrataron y documentaron las opiniones de hombres jóvenes respecto a qué significa ser hombre frente a la reinstalación del reclutamiento militar obligatorio en Lituania; “Muchas de Nosotras” (Many of Us, en inglés) que mostró a seis reconocidos artistas lituanos leyendo historias de abuso sexual (sin saber que harían eso) en el marco de la conmemoración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres; y “Superheroínas” (Superhéroes, en inglés) que retrató a mujeres que habían dejado relaciones de pareja violentas.

¿Quieres saber más de La Rebelión del Cuerpo?

La Rebelión del Cuerpo es una campaña que busca educar sobre los efectos negativos que tienen los estereotipos de género y educación sexista sobre nuestras niñas y adolescentes. Por ello, nuestro objetivo es visibilizar este tipo de violencia simbólica y ayudar a visibilizar nuevos referentes a través de distintas acciones. Para más información visita La Rebelión del Cuerpo. ¡Únete!