Justo antes de entrar a la sala de la comisión de Derechos Humanos del Senado, donde se votará la modificación que permite a los tribunales de justicia acceder al contenido de la comisión Valech I, la senadora Jacqueline van Rysselberghe habló con la prensa para dar a conocer su parecer.

Ella misma contó cómo se procederá en la ocasión. Se realizarán tres votaciones: Una sobre la admisibilidad del proyecto, porque, según ella, el “Senado no puede votar un proyecto que fue rechazado un año antes”. Otra por el quórum, pues argumenta que la ley 19.992 -que fijo el secreto de 50 años sobre Valech y la imposibilidad de los tribunales de acceder a los testimonios- se votó con quórum calificado y que ahora debiese ser igual.

La última es sobre el tema del secreto en sí. Citando al ex presidente Lagos, quien dijo que sin fuera por el secreto muchos no hubieran declarado, aseguró que la iniciativa vulnera a las víctimas. “Toda la información del Estado es pública. Los testimonios van a aparecer en las sentencias pese a que haya personas que no quieran que se sepa la declaración”, dijo.

Sin embargo, ninguna se podría sustentar.

Sobre votar un proyecto que fue rechazado, estrictamente no fue así. En agosto de 2016 se rechazó en la Cámara de Diputados un proyecto que modificaba la ley 19.992, quitando la parte del secreto de 50 años.

El de ahora, en cambio, no hace que los documentos sean abiertos a todo el mundo. En estricto rigor, mantiene el secreto, pero permite que los tribunales de justicia accedan a ellos si es que lo requieren. De esta manera, se equipara lo que pasa con las comisiones Rettig y Valech II, las que no son abiertas al público pero sí están a disposición del poder judicial para ser utilizada en los más de mil casos por violaciones a derechos humanos en dictadura que se encuentran sin cerrar.

El proyecto que hoy vota la comisión fue aprobado con mayoría en la Cámara de Diputados hace un año.

En cuánto al quórum, la misma discusión se dio con los diputados, quienes rechazaron esta medida pues no es una reforma sustancial a la ley 19.992.

Y sobre el secreto, este fue introducido en la discusión legislativa de la ley que fijó reparaciones para las víctimas de la comisión. Esto fue un año después de que las personas entregaran su testimonio, por lo que no es posible que alguien lo haya hecho sabiendo que el contenido se mantendría en silencio -con la prohibción explícita de su uso por la justicia- por medio siglo.

Por lo demás, la subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Fries, se encargó de aclarar que si una persona quiere mantenerse en el anonimato, tiene el derecho a hacerlo. La ley ya protege a quienes fueron víctimas de violencia sexual.

En dos oficios enviados al Congreso a propósito del actual proyecto, la Corte Suprema respaldó que se permita a los tribunales el acceso al contenido de Valech I y, además, aclaró las diferencias con la iniciativa rechazada y los mecanismos de protección que ya existen para las víctimas.

Te puede interesar:  Secreto comisión Valech: Las claves de un silencio que pretendió durar medio siglo