Diversas agrupaciones y comunidades de Melipeuco, en la Región de La Araucanía, denuncian la destrucción del sector Truful-Truful (donde se acordó ubicar un árbol sagrado) por parte de la mini central de pasada de la empresa Enerbosch S.A. 

El 4 de diciembre de 2016, en el marco de la consulta indígena desarrollada por la central de pasada El Rincón, “las comunidades que trabajaron y a petición de las machis de la región y del territorio se acordó colocar un aliwen, (árbol sagrado, canelo) en el sector Truful- Truful, donde existe una mini central de pasada llamada Truful Truful de la empresa Enerbosch S.A., esto con el objetivo del resguardo de las plantas medicinales y cuidado del río, por lo que no interrumpía el paso a nadie”, detallaron en una declaración.

Para fortalecer el sitio sagrado, acudieron hasta el lugar las comunidades con sus respectivas autoridades tradicionales: lonkos y machis del territorio y la región, además de otras autoridades mapuche del país.

Sin embargo, con tristeza, durante la semana pasada se encontraron con un hecho lamentable: maquinaria pesada trabajando en el espacio sagrado. “Creemos que se han vulnerado nuestros derechos, atropellado nuestra religiosidad. Nadie informa lo que está pasando, la Empresa Eléctrica Boch ha estado trabajando en el sector, no tenemos conocimiento si estará aumentando el caudal del agua para su bocatoma para aumentar la energía u otros”, sentenciaron.

Además, las comunidades recordaron que en el momento de la instalación del aliwen, se consiguieron los permisos correspondientes en el SEA y Carabineros de la comuna. No obstante, la central que llegó al territorio no ha tenido la intención de informar a las y los vecinos mapuche acerca de su proyecto.

“Por su tamaño, ni siquiera tuvimos acceso al proceso de Participación Ciudadana a través del SEA, informándonos de su existencia cuando estaba en plena construcción”, agregaron.

Los comuneros recalcaron que, a través de estos resquicios legales, las empresas de hidroelectricidad están invadiendo su territorio, sin tener las instancias adecuadas para el proceso de información y consulta, como establece el Convenio 169 de la OIT.

“Exigimos se respeten nuestros derechos como pueblo mapuche y el resguardo de nuestros sitios sagrados, según lo consagrado en la Ley Indígena y el Convenio N° 169 de la OIT”, puntualizaron, agregando que requieren una fiscalización por parte de todas las instituciones pertinentes y la suspensión de los trabajos.