El senador Iván Moreira hizo un duro cuestionamiento a las ministras Claudia Pascual y Carmen Castillo por asistir al reciente Te Deum organizado por la Iglesia Evangélica. La instancia no estuvo exenta de polémicas, luego de que el arribo de la presidenta Michelle Bachelet desatara los insultos de algunos presentes, quienes la acusaron de “asesina” y “vergüenza nacional”.

Aunque el parlamentario rechazó los incidentes ocurridos en las afueras de la Catedral Evangélica, señaló que eso no significa que pastores y representantes de la comunidad puedan explicitar su postura frente al denominado debate valórico.

“A mí me da la impresión de que los políticos que estaban presentes -o sea, somos políticos y estamos acostumbrados a la dureza del debate- sobrerreaccionaron, porque no encuentro que decir la verdad y defender principios y valores signifique una falta de respeto. Dentro de la iglesia no hubo ningún incidente”, argumentó.

Además, el senador sostuvo que hubo una sobrereacción del Gobierno debido a los aplausos que recibió Sebastián Piñera y agregó que “creo que esta vez, por pudor, la Presidenta debiese haberse hecho representar por el ministro del Interior”.

Moreira argumentó que desde el Ejecutivo “sabían perfectamente, estaban informados, de que en su mensaje la iglesia evangélica iba a ser dura. ¿No es acaso una provocación que dentro de los ministros que fueron al Tedeum estuviera la ministra de Salud y de la Mujer y Equidad de Género, que son las carteras que han sido promotoras del proyecto del aborto y de la ley de identidad de género? Por eso creo que, por pudor, no debieran haber ido esas ministras y se hubieran hecho representar”.

Por último, el parlamentario recalcó que el pueblo evangélico se siente “tan atropellado, porque la retroexcavadora pasó por encima de la iglesia evangélica. Lo que pasó en el Tedeum fue un acto de rebeldía frente al Gobierno y a las posiciones valóricas que con discusión inmediata ha querido aprobar esta administración”.