10 miembros de una tribu indígena en Brasil que nunca había tenido contacto con otras personas fueron asesinados a tiros por unos mineros en la frontera de Brasil con Colombia y Perú.

Los hechos ocurrieron hace aproximadamente un mes y se dieron a conocer porque una persona escuchó al grupo de mineros jactarse de la matanza que habían realizado en un bar. El hombre los grabó y dio a conocer el material a las autoridades, quienes comenzaron una investigación al respecto.

Según los datos que se manejan hasta el momento, la tribu se encontraba recolectando huevos en el río ubicado en el Valle del Javari, un área que cuenta con la mayor cantidad de tribus no contactadas del mundo.

Desde la Fundación Nacional de Indígenas de Brasil (Funai), que participa de las indagaciones, explicaron que los mineros tiraron los cuerpos al río.

Según Survival Internation, ONG que vela por los derechos de indígenas no contactados, de confirmarse la muerte de los diez individuos significaría que un quinto de la tribu fue exterminada.

De acuerdo a la organización, lo sucedido es responsabilidad del presidente de Brasil, Michel Temer y su gobierno. El mandatario recientemente redujo el presupuesto de Funai, cerrando varios de los centros que monitorean a estas tribus no contactadas para prevenir incursiones de mineros y leñadores.

Este es el segundo ataque en lo que va del año por parte de mineros a estas tribus.