Además de las conmemoraciones de corte político, el 11 de septiembre pasado se cumplieron 80 años desde uno de los hitos más importantes para el tenis chileno: ese día, en 1937, la tenista Anita Lizana sorprendió al mundo al ganar el torneo Forest Hills, uno de los más grandes del mundo y el segundo en importancia después de Wimbledon, y que hoy se conoce como el Abierto o Grand Slam de Estados Unidos.

De este modo, Lizana se convirtió en la primera y última chilena que ganó un Grand Slam en el circuito individual adulto, y además alcanzó el número 1 del tenis mundial, lo que años después solo fue igualado por Marcelo Ríos en 1998. Y debido a estos hitos en su trayectoria, la familia de la deportista –que actualmente vive en Inglaterra– pide un homenaje en Chile.

La ‘Senorita’ chilena

Le decían “la Ratita”, tanto por su rápidez y viveza dentro de la cancha como por su baja estatura. Con 1,59 metros de estatura, la chilena ganó más de 17 títulos internacionales, incluido el Grand Slam estadounidense.

Fue en su primer viaje a Inglaterra, en 1935, cuando Lizana comenzó a convertirse en una figura del deporte blanco a nivel mundial. En dicho periplo ganó 8 torneos y se ganó un nuevo apodo: “Senorita” (sin ñ), en alusión a sus rasgos latinos.

Hasta antes de su coronación en Forest Hills, nunca una latinoamericana había celebrado en algún major. Con elegancia y caracter, Anita dio cuenta de la polaca Jadwiga Jedrzejowska por parciales de 6-4 y 6-2. Durante la premiación, fue tanta la emoción por el triunfo que se desmayó en la misma cancha.

Un icono del feminismo de los ’30

A 80 años de la gesta que la convirtió en una de las mejores deportistas de la historia de Chile, sus hijas Carmen Castillo y Ruth Weston comenzaron una campaña para que su país la reconozca y reivindique su legado. El court central del Estadio Nacional ya lleva su nombre, pero ahora quieren que sea homenajeada con una estatua en el lugar.

“Solo quiero que los jóvenes chilenos sepan el nombre de Anita Lizana”, afirmó Carmen Castillo en entrevista con TVN. El actual ministro del Deporte, Pablo Squella, no se cierra a la posibilidad de tenerla en el recinto de Ñuñoa o incluso en la nueva estación de Metro que lindará el estadio.”La mejor tenista de la historia femenina tiene que tener un reconocimiento”, declaró Squella.

El canal realizó también otra nota con la vida de Lizana hasta su muerte en 1994, destacando también su importancia como icono del naciente feminismo de los años ’30. “Existen por lo menos tres revistas feministas de los años ’30 donde hablan y recogen los triunfos de Anita Lizana como un símbolo de la presencia de mujeres en el espacio público”, dice la joven historiadora Claudia Montero.

Mira la emotiva nota de TVN que recorre su vida acá: