La Pontificia Universidad Católica de Chile decidió expresar su rechazo ante la promulgación de la ley que despenaliza el aborto en tres causales izando su bandera institucional a media asta en la Casa Central.

Según explicó el rector Ignacio Sánchez, aunque están conscientes de que la normativa ha cumplido con las etapas necesarias para convertirse en ley, “significa un día triste, no solo para la UC, sino para el país. Por esto, para dejar el testimonio, lo manifestamos con la bandera a media asta”.

La autoridad del plantel católico argumentó que “el derecho a la vida, la comprensión y el acompañamiento integral a la madre con un embarazo de riesgo y vulnerable, y el cuidado de la vida del niño que está por nacer siempre serán nuestra preocupación. Creo que este día se recordará con tristeza por muchos años, y nuestra universidad siempre considerará que esta ley no es un avance para el país”.

Sin embargo, Sánchez recordó que junto a la ley, también se aprobó la objeción de conciencia personal e institucional: “Esto significa que en nuestra Red de Salud, es decir, en nuestros hospitales, no se realizarán abortos. Esto es una buena noticia para el país, ya que la UC cuida la vida desde la fecundación hasta la muerte natural”. 

Por último, el rector de la PUC manifestó que la expresión de duelo es coherente con la misión e ideario de la universidad, “en el sentido de velar por el cuidado de la vida y de la dignidad humana. Es un testimonio que quiere manifestarle al país nuestro sentimiento y convicción”.