Eduardo Giesen Amtmann (52), pudo votar en las primarias presidenciales del Frente Amplio e incluso fue vocal de mesa. Luego, tomó un cupo de independiente dentro del Partido Humanista para ser consejero regional (Core) de la zona oriente de la Región Metropolitana.

Sin embargo, su candidatura fue rechazada por el Servel por presentar domicilio político en la Nueva Mayoría y tener militancia en el Partido Por la Democracia (PPD).

Giesen acudió al Servel para interponer un reclamo formal por estar afiliado sin consentimiento y consiguió la ficha fraudulenta que acreditaba su militancia. Sin embargo, tanto la firma como la dirección eran falsas.

“Nos comunicamos con el PPD para que aclararan los hechos y emitieron una solicitud donde anulaban mi militancia por, supuestamente, un error administrativo”, sostuvo el actual militante de Nueva Democracia.

Varios días después, Giesen apareció sin militancia vigente. Sin embargo, el Servel objetó aún así su candidatura. El aspirante a Core tuvo que acudir hasta el Tribunal Electoral Regional (TER) y pese al apoyo de abogados del Partido Humanista, la apelación fue rechazada.

“Estamos sorprendidos y decepcionados por el fallo del TER que rechazó nuestro recurso en contra de impugnación de mi candidatura, desconociendo la nulidad de la afiliación hecha sin mi voluntad y suplantando mi identidad en el partido irónicamente se hace llamar Partido por la Democracia”, criticó.

A Giesen actualmente solo le queda esperar la resolución que realizó el equipo del Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel), para saber si finalmente el candidato se podrá presentar el próximo 19 de noviembre.

Cabe señalar que todos los candidatos independientes tienen que acreditar no haber militando en ningún partido durante los nueve meses anteriores a su candidatura.