El conflicto mapuche registra un nuevo episodio tras la “Operación Huracán” que dejó un saldo de ocho detenidos entre los que se encuentra el líder de la Coordinadora Arauco-Malleco, Héctor Llaitul.

Los otros detenidos son Ernesto Llaitul, hijo del dirigente, Jaime y Rodrigo Huenchullán, de la Comunidad Autónoma de Temucuicui; Martín Curiche, apresado en el campamento de apoyo a los presos en huelga de hambre; el Machi Fidel Tranamil; y David Cid Aedo, detenido en Los Ángeles.

Los informes de inteligencia policial consignan que este grupo se asoció para efectuar distintos atentados bajo el mando de  Héctor Llaitul. Esto según el Ministerio Público conformaría una asociación ilícita terrorista.

La acusación parte de la base de unos mensajes de Whatsapp que fueron interceptados donde los acusados supuestamente se repartían “órdenes y felicitaciones” para la realización de los atentados.

Además de esto, la Fiscalía acusó al Machi Fidel Tranamil y Martín Curiche de ser partícipes de “incendio terrorista”  en tres atentados: a la empresa Cavallieri en Pillanlelbun, a la transportista Calafquén en Metrenco y a la empresa Llico, subcontratista de Forestal Mininco en el Fundo La Envidia.

La defensa argumentó que las detenciones no se ajustaban a derecho, debido a que las únicas pruebas son estos mensajes intervenidos por la inteligencia de Carabineros, los cuales no sirven como elemento judicial. Sin embargo la Jueza determinó un plazo de investigación de 4 meses y la prisión preventiva de todos los detenidos.

El abogado Nicolás Toro, defensor de Jaime y Rodrigo Huenchullan, dijo al terminar la audiencia que “las imputaciones son bajas, burdas, todo lo que trasciende no tiene antecedentes mínimamente contundentes que puedan sustentar las acusaciones y dictar una prisión preventiva. Creemos que esto es un montaje de inteligencia de la ANI (Agencia Nacional de Inteligencia), en complicidad con Carabineros. La ANI recopila información  pero no la puede llevar a un caso penal”.

Para el dirigente de la Comunidad Autónoma de Temucuicui, Jorge Huenchullan los detenidos, “son completamente inocentes de los cargos que se le imputan. Toda esta detención obedece a la presión política que han hecho los gremios camioneros, forestales y agrícolas. A eso esta respondiendo la policía. Estamos enfrente de uno de los montajes más absurdos y burdos que ha hecho la policía”.