El alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp salió a responder a las críticas de parte del sector inmobiliario por la paralización de proyectos como Parque Pümpin del empresario Nicolás Ibáñez, quien señaló que el jefe comunal estaba transformando al puerto en una ciudad “postergada”.

Para Sharp los proyectos deben dialogar con el territorio y deben estar en sintonía con lo que la comunidad quiere para su futuro, según señaló en una entrevista a La Tercera realizada por Constanza Pérez-Cueto.

En relación a proyectos polémicos como las iniciativas en el sector Barón o el mismo Parque Pümpin, el edil señaló que los proyectos cuestionados son iniciativas “que no se hacen cargo de las consecuencias negativas y que atentan contra el patrón de asentamiento, el ecosistema, con el patrimonio histórico de Valparaíso”.

En esta misma línea, Sharp explicó que entre enero y agosto de este año se han entregado 348 autorizaciones de Obras de Edificación, y sumando otros proyectos de inversión llegan a ser casi 360 iniciativas de las cuales sólo se cuestiona el 1%.

Ante las críticas, el edil cree que su sector representa una amenaza “al statu quo de los actores del poder fáctico del país. Lo que estamos haciendo es poner por delante el interés general de la ciudad por sobre cualquier interés específico. En Valparaíso no hay incertidumbre, hay esperanza”.

En la misma línea enfatizó en que “no nos vamos a amilanar ante las amenazas, ante las declaraciones en la prensa rimbombante, ante las seguras querellas que nos quieren interponer algunos grupos económicos”.

En lo relativo a las condiciones para que un proyecto sea aprobado, Sharp explicó que los proyectos deben cumplir con los instrumentos de planificación y la ley. Además de esto, el alcalde enfatizó en que la inversión privada tiene que hacerse cargo del impacto negativo en un dialogo con las comunidades que no termine en mitigaciones ni compensaciones.

El edil también explicó que están enfocados en la construcción de un nuevo plan regulador para la ciudad. “El gran desafío que tenemos es liderar en el territorio un proceso democrático de construcción de este instrumento de planificación” argumentó Sharp.

La primera propuesta del plan regulador se espera esté lista a mediados del próximo año. Con esto pretenden “tener un instrumento que le permita a los vecinos determinar cómo quieren vivir. Que le permita a la ciudad generar condiciones para su desarrollo económico, productivo, cultural y social y en tercer término, que le permita al inversionista tener claro cuáles son las reglas sobre las cuales Valparaíso va a trabajar en los próximos 20 años” señaló el alcalde.

Sharp también explicó que se han reunido con la Cámara Chilena de la Construcción y también enfatizó en que conversan de manera permanente con empresarios locales. En relación a la polémica con Nicolás Ibáñez, el edil argumentó que no han tenido ninguna solicitud para reunirse con él, pero que tienen diferencias con su proyecto porque “tiene problemas de legalidad y también no se ajusta”.