No falta nada para que la selección chilena se juegue el todo por el todo en la última fecha de las eliminatorias rumbo a Rusia 2018 y nadie quiere perdérselo. Ni siquiera la presidenta de la República.

Y es que es conocido el entusiasmo que Michelle Bachelet manifiesta a la hora de apoyar a la Roja. Bien lo saben en la ANFP, organismo que en las últimas horas ofreció una invitación a la mandataria para alentar al equipo de Pizzi en el trascendental duelo que definirá si Alexis y compañía clasifican o no al Mundial de Rusia 2018.

La presidenta, por supuesto, aceptó la propuesta.

Así lo confirmó la ministra vocera de Gobierno, Paula Narváez, señalando que “la presidenta de la República viajará a Brasil esta tarde para poder acompañar a nuestra selección chilena en esta partido de fútbol, acompañar a la Roja esperando que gane y le vaya muy bien, así que efectivamente, la presidenta viaja”.

Burgos: “Si fuera consejero le diría que no vaya al partido”

En medio del camarín de la selección, Mauricio Pinilla llegó a llamarla #PresidentaCábala tras el triunfo de Chile a Australia en el Mundial de Brasil 2014. También estuvo en la Copa América 2015, donde se le vio muy animada apoyando al equipo de todos.

Ese espíritu es el que busca entregar en el decisivo partido en Sao Paulo. Sin embargo, no todos están de acuerdo con este perfil de hincha que ha desarrollado Bachelet en este gobierno.

Uno de los que habló respecto a esto fue Jorge Burgos (DC), el ministro del Interior del primer tiempo de esta administración y que se alejó de Palacio luego de marcadas diferencias con las reformas planteadas en el programa de gobierno. De hecho, muchas veces fue sindicado como uno de los líderes del “fuego amigo” que existía dentro del gobierno.

Esta mañana, en el programa “El Primer Café” de Radio Cooperativa, el ex ministro se refirió a si la presidenta Bachelet debía aceptar o no la invitación de los jugadores de la selección al encuentro de hoy.

“No me gustan los presidentes tan futboleros. Tengo una mirada más republicana y creo que deben ser cuidadosos con este tipo de temas”, afirmó.

Burgos ironizó respecto a las discrepancias que tuvo con la presidenta cuando trabajaron juntos en La Moneda. “Sé que es una opinión contracorriente, pero si fuera consejero le diría que no vaya al partido… ahora, no fui un muy buen consejero”, remató.