Se trata de un tema tabú y del que no se discute abiertamente. Pero la ley de identidad de género -que se encuentra tramitándose en el Senado- ha obligado a abrir la discusión sobre los derechos a la población trans en Chile.

Hoy se presentará “Encuesta T“, el primer estudio que busca caracterizar a la población trans en Chile. La Asociación Organizando Trans Diversidades (OTD) trabajó durante dos años en el informe que aborda la violencia y discriminación que sufren en el país. Consideraron 315 casos.

“La encuesta visibiliza a una población invisibilizada y estigmatizada, permitiendo revelar la complejidad de un fenómeno poco conocido y comprendido y muy estigmatizado”, dijo a La Tercera el académico Jaime Barrientos.

Entra las cifras llamativas está el hecho de que el 97% dice que sus familias cuestionan su identidad, un 42% es ignorado y un 36% sufre agresión verbal.

“La cifra permite confirmar un hecho fundamental: la enorme violencia a la que se ven expuestas las personas trans”, agrega Barrientos.

“Todos ellos reproducen la primera violencia, que es la que hace el Estado al no permitirles cambiar sus datos registrales. Es ahí donde parte. Ya es hora de que el Estado dé una señal, ya que esto debería ser un trámite por vía administrativa no patologizante, en donde no se exija certificado psicológico y psiquiátrico y desde cualquier edad”, asegura Dania Linker, coordinadora del proyecto de “Encuesta T”.

El informe permite aclarar ciertas cosas respecto a la realidad de niños y niñas trans: El 41,3% dice que reconoció su identidad de género antes de los cinco años, el 39,4% lo hizo entre los 6 y 11 años y el 15,6% entre los 12 y 18 años.

“Las personas trans comienzan a vivir y percibir la incongruencia entre su identidad y su sexo desde niños”, dice Barrientos.

Lee también en El Desconcierto: Ser niño (y niña) trans en la historia de Chile: El viaje para volverse visible

Para Franco Fuica, vicepresidente de OTD Chile, “se han visibilizado casos de niños y niñas muy pequeños que muestran que la orientación de género no tiene que ver con la identidad sexual”.