A casi un mes de las elecciones presidenciales, el candidato de Chile Vamos, Sebastián Piñera asegura que los filtros que aplicó para elegir a su gabinete no eran “perfectos” pero que en casos como el de su ex ministro de Economía, Pablo Longueira, es necesario respetar la presunción de inocencia.

El empresario brindó una entrevista a La Tercera, donde hizo un diagnóstico del Gobierno de la Presidenta Bachelet y de algunos cambios que quiere proponer en algunas materias.

Piñera asegura que los errores de este gobierno fueron tres: La reforma laboral, la reforma educacional y la reforma tributaria. Según su visión, éstas tienen “fallas estructurales que las vamos a corregir”.

También señaló que desde que volvimos a la democracia esta es la elección más importante que se ha disputado y que hay dos caminos posibles. “Uno es insistir en un camino equivocado, que ha generado frustración y estancamiento en muchas áreas. El otro camino, que lo representamos nosotros, es corregir los errores, poner a Chile de pie, en marcha”, afirmó el ex presidente.

En la misma línea, Piñera cree que es un error eliminar todo lo que se hizo en “conjunto” después de que se recuperó la democracia, en una clara crítica a Bachelet.

En relación a la polémica minuta del comando de Alejandro Guillier donde se aseguraba que Piñera era un “riesgo” para el país, el empresario señaló que esperaba más ideas y que la izquierda cae en un error conceptual. “La izquierda piensa que ellos son los únicos que tienen legitimidad para gobernar y eso no solamente es profundamente antidemocrático, es una falta de respeto a los ciudadanos chilenos”, afirmó el candidato de Chile Vamos.

También habló de uno de los proyectos más emblemáticos de la administración Bachelet, la despenalización de la interrupción del embarazo en tres causales señalando que van a mejorar el mecanismo de acompañamiento de las mujeres pero que van a privilegiar la libertad de elegir si eso lo hace el Estado o la sociedad civil.

En cuanto a la corrupción durante su periodo, Piñera afirmó que hicieron un esfuerzo muy grande para analizar los antecedentes de las personas que integraron su gabinete pero que “es imposible que esos filtros sean perfectos, y probablemente algunos no estuvieron a la altura de sus deberes”.

Sin embargo, el empresario insiste en que hay que respetar la presunción de inocencia en estos casos. “No soy la persona indicada para estar diciendo quién es culpable y quién no lo es. Para eso están los tribunales. He aprendido que cuando tengamos el fallo de la justicia, que es la que tiene la responsabilidad de determinar la responsabilidad penal, la responsabilidad política la determinan los ciudadanos que van a tener que votar, y la responsabilidad moral la determina cada uno en su conciencia y ante Dios”, afirmó Piñera.