Las diversas acusaciones de acoso sexual que enfrenta por estos días el productor de de cine Harvey Weinstein han despertado un intenso debate en el mundo del cine acerca del tema. Una serie de destacadas actrices como Angelina Jolie y Gwyneth Paltrow han apuntado los abusos de Weinsten, en compañía de más de cuarenta mujeres del mundo del espectáculo. 

En un programa radial, otra empleada cinematográfica desempolvó una anécdota protagonizada por la fallecida Carrie Fisher hace más de veinte años. Heather Robinson, guionista, contó que la actriz que interpretaba a la Princesa Leia en “Star Wars” tomó una radical venganza contra un hombre que acosaba a su amiga por esos días.

Fisher dejó una lengua de vaca dentro de una caja de la casa de joyas Tiffany, envuelta con un lazo blanco, sobre el escritorio de un productor de Sony. Junto a ella, una nota que decía: “Si alguna vez vuelves a tocar a mi querida Heather, o a cualquier otra mujer, la siguiente entrega será algo tuyo metido en una caja más pequeña”.

Inspirada en el estilo de “El Padrino”, la emblemática actriz le puso fin a los hostigamientos que Robinson había sufrido hace dos semanas por parte del ejecutivo, a bordo de un auto: “Me sentí respaldada al saber que esta mujer, a quien amo como amiga, no era sólo una falsa amistad de Hollywood”, manifestó la guionista.

Además, Robinson recalcó que Fisher “era congruente. Hablaba y exponía las cosas en tu cara”. Por último, agregó, “si alguien no sabe a qué se parece una lengua de vaca, que lo busque en Google”.