La liberación inmediata de los ocho comuneros mapuche que fueron detenidos en el marco de la mediática “Operación Huracán” se tomó la agenda. Fue la Corte Suprema, el máximo tribunal del país, el que de forma unánime estableció que la medida cautelar de prisión preventiva dictada por el Juzgado de Garantía de Temuco carecía de fundamentación.

Hoy, el presidente de la Suprema, el ministro Hugo Dolmetsch, aparece en la prensa escrita justificando la decisión y fustigando, entre otras cosas la aplicación de la polémica Ley Antiterrorista.

“A quien le corresponda establecer el tema probatorio, tendrán que aumentar su celo y estándares. A juzgar por lo que dice, no hay prueba suficiente. El estándar no es alcanzado por la investigación”, aseguró Dolmetsch a La Tercera.

Sobre las pruebas presentadas por la Fiscalía -mensajes de Whatsapp entre los comuneros que “probarían” la asociación ilícita terrorista por la que se los acusa-, el ministro dice tajantemente que “tendría que haber otra prueba. Yo me quedo con lo que dice la sentencia, que faltaron medios probatorios para establecer la existencia del delito”.

Un punto fundamental que realizó Dolmetshch es el relativo a lo extenso de la medida cautelar de prisión preventiva en Chile. Solo a la vista de casos recientes con el pueblo mapuche, como el caso Luchsinger Mackay o el caso Iglesias, en ambos se acercan casi a los 2 años con personas privadas de libertad sin haber sido condenados. El presidente de la Corte Suprema se mostró a favor de poner un límite: “No debería pasar de los seis meses”, afirmó.

El fracaso de la Ley Antiterrorista

El presidente de la Suprema, consultado por El Mercurio, no ha dudado en calificar de un fracaso la aplicación de la Ley 18.314, conocida como Ley Antiterrorista.

En más de 100 casos que se ha invocado, solo existe un condenado. Fue Raúl Castro Antipán en el caso Tur-Bus. En el juicio se comprobó que el imputado era en realidad un infiltrado de la unidad de inteligencia de Carabineros. Otros casos como el Peaje Quino o el de Lonkos, terminaron en la absolución completa.

La Ley Antiterrorista ha sido un fracaso al final porque no ha dado resultados. Tuvieron que echarse hacia atrás con la cuestión esta, pero la ley no es muy clara tampoco, es un poco genérica: no establece con cierta certeza cuáles son los elementos del tipo penal que se le tendría que aplicar al carácter de terrorista. Entonces, es una cosa que habría que mejorar, pero tampoco está en nuestros medios”, afirmó Dolmetsch.

También, fustigó a quienes creen que no hay Estado de Derecho en La Araucanía. “La justicia por lo menos está realizando la labor que le corresponde y la policía también. Otra cosa es que la haga bien o la haga mal. Y otra cosa también es que tenga o no tenga resultados. Pero que haya una falta o quiebre de Estado de Derecho, eso por ningún motivo”, finalizó.