Cler Canifrú es guitarrista y compositora chilena, y su nombre se ha creado un espacio importante en el rock chileno. Es integrante de las bandas nacionales Lilits –con quienes tocó en Lollapalooza 2015–, Hidalgo –abrió los shows de Angra también en 2015–, y en 2013 hizo su debut como solista.

Pero Canifrú además ha desarrollado proyectos que traspasan las fronteras del rock, y que la han llevado a participar, por ejemplo, en la banda estable de la cantante chilena Myriam Hernandez (pop), acompañándola en dos giras por Latinoamérica: Tour Enamorándome en 2010 y Tour Seducción los dos años siguientes.

En entrevista con El Mostrador, la guitarrista abordó temáticas como el estado del rock chileno –donde destacó a los Kuervos del Sur “es una banda que logró unir lo mejor del rock alternativo con lo folclórico”–, sus proyectos y el desarrollo de las mujeres en la música. Precisamente a este último punto le dedicó un espacio importante, y ante la pregunta por la escasez de presencia femenina en el rock, afirmó que “no creo que sea escasa, de hecho yo me junto y conozco a muchas mujeres que hacen rock. El problema es que creo que a la mujer que hace rock se le ve como algo más ‘anecdótico’ que tomado en serio. Como si vieras una ardilla haciendo un baile de tap dentro de una jaula”.

Además señaló, que “por lo mismo nadie sabe de ellas. A las mujeres que hacen rock no las ponen en la radio salvo excepciones contadas con una mano, como Crisálida, que tuvieron que pasar como 10 años para que el talento de la Cinthia fuera reconocido. A las mujeres que hacen rock no las consideran para festivales masivos ni para teloneos importantes”.

La compositora también señaló como un factor de la percepción de una baja presencia femenina el que “a la mujer rockera se le exige siempre más, el doble o el triple para que pueda ser ‘validada’ en términos artísticos. Si ves un trío de hombres a lo Sex Pistols  tocando punk contestatario, el público dice: ‘Ohhh que la raja estos locooos, rock con pelotas!’. Por el contrario, si vez un trió de mujeres haciendo punk, la gente dice: ‘Ah estas minas tocan esto porque no pueden tocar otra cosa, no les da pa’ más'”.

Por lo mismo, Clar Canifrú concluyó que “el mismo término ‘rock femenino’ nos anula. Tú no hablas del rock masculino de los Guns, o del rock homosexual de Freddie Mercury, pero sí se habla del rock ‘femenino’ de nosotras, cuando el rock no debiese tener género. La sumatoria de todos estos ejemplos y muchos otros más, creo que son una explicación de por qué pareciera que la presencia femenina en el rock es escasa”.