La Sala I de la Cámara Federal argentina resolvió confirmar el procesamiento del músico Gustavo Cordera, ex líder de Bersuit Vergarabat, por el delito de “incitación a la violencia colectiva”, tras sus cuestionadas afirmaciones en medio de un taller con estudiantes de periodismo.

“Hay mujeres que necesitan, porque son histéricas, ser violadas, porque psicológicamente lo necesitan y porque tienen culpa y no quieren tener sexo libremente. Quieren jugar a eso. A mí no me gusta jugar a eso, pero hay gente a los que sí. Somos muy complejos los seres humanos”, fueron los aberrantes dichos de Cordera que despertaron la polémica y las posteriores acciones ante la justicia.

Los jueces consideraron que el ex vocalista de La Bersuit tuvo una actitud “de descrédito con respecto a los derechos y dignidad de las mujeres y niñas” y que establece que “por el solo hecho de serlo se encuentran incapacitadas para poder decidir libremente respecto de su vida sexual”.

Por esta razón, es acusado de incitar a cometer hechos contra la ley, un delito que se puede traducir a una pena de hasta seis años en la cárcel.

El fallo deja a Cordera a poco del inicio del juicio oral, quien se defendió en una primera instancia diciendo que había sido sacado de contexto y que solo buscaba “provocar” al público para promover el debate, que se trataba de un “ejercicio de psicodrama”.

El músico recibió dos denuncias tras la divulgación de sus dichos, una presentada por el Consejo Nacional de las Mujeres de Presidencia de la Nación y otra del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI).