Sólo fueron dos los candidatos que llegaron al debate organizado por 17 agrupaciones feministas que se desarrolló el martes 24 de octubre en el ex Congreso Nacional: Marco Enríquez-Ominami y Beatriz Sánchez.

El gran ausente de la noche -a sabiendas de que Kast y Piñera desde un principio manifestaron que no asistirían- fue el abanderado de Fuerza de Mayoría, Alejandro Guillier. Ante la ausencia de Guillier y otros candidatos que también se restaron -Goic, Navarro y Artes, que llegó al evento pero se fue-, el encuentro comenzó con 40 minutos de retraso.

Cuando aún se esperaba que los faltantes presidenciables llegaran, desde el comando del abanderado PS-PC-PPD-PR enviaron una carta a 20 minutos de la hora inicial del debate (18 horas) excusándose por su inasistencia. Además, anexaron un documento donde Guillier se compromete con 15 compromisos para las mujeres de Chile.

[Lee también en El Desconcierto: Carolina Goic pide disculpas por no poder asistir al #DebateMujeres: “Me comprometo a reunirnos lo más pronto posible”]

Lee la misiva de Guillier acá:

Señora
Carolina Carrera
Presidenta
Corporación Humanas
PRESENTE

Estimada Carolina,

Por razones de agenda, me resulta imposible poder acompañarlas al debate que tienen previsto para hoy sobre: “Derechos Humanos de las Mujeres”, el que ha sido convocado por un conjunto representativo de organizaciones con larga tradición y prestigio en estas materias.

Desde ya reiteramos nuestro interés por agendar una reunión con todas ustedes, en una fecha a concordar, de modo de seguir profundizando en este importante ámbito de nuestra vida nacional, como son las mujeres y sus derechos.

[Lee también en El Desconcierto: REDES| “No somos prioridad”: Hacen pebre a candidatos presidenciales que no quisieron asistir al #DebateMujeres]

Como saben, muchos de estos temas ya han sido recogidos por esta candidatura presidencial, tal como queda de manifiesto en los Quince Compromisos que ya hemos contraido con las Mujeres de Chile, de acuerdo al texto programático que me permito adjuntar.

Sabemos la importancia que hoy tienen para nuestra sociedad la agenda de mujeres y todo lo que se desarrolla en torno a ella, de allí nuestra permanente disposición a recoger y enriquecer este debate a partir de propuestas, sugerencias y recomendaciones que pudiéramos recibir para tal efecto.

Espero que el debate que hoy sostendrán con otras candidaturas presidenciales sea de alto interés, reiterando mi disposición a compartir con ustedes en una fecha futura.

Les saluda cordialmente,

Alejandro Guillier A.

[Lee también en El Desconcierto: VIDEO| Revive completo el #DebateMujeres donde aspirantes a La Moneda debatieron sobre género y feminismo]

 

15 compromisos de Alejandro Guillier con las mujeres de Chile

Mis compromisos nacen del reconocimiento que:

  1. Que las mujeres sufren marcadas discriminaciones y enfrentan fuertes barreras para incorporarse al mercado laboral, buena parte de las cuales se van gestando en el plano cultural y educacional.
  2. Que cuando finalmente logran emplearse, a igual trabajo, tienen peores salarios que los hombres.
  • Que existe un trabajo doméstico y de cuidado invisible y no remunerado: las mujeres destinan al menos 3 horas diarias más que los hombres al trabajo doméstico al interior de las familias.
  1. Que la mujer chilena enfrenta discriminaciones en sus pensiones, en la salud privada y en sus derechos sexuales y reproductivos.
  2. Que en nuestra sociedad predominan múltiples formas explícitas e implícitas de violencia contra la mujer que es necesario erradicar.

Una mayor incorporación de la mujer a la fuerza de trabajo es buena para la economía, la sociedad y la democracia. Ello requiere cambios sustantivos en las legislaciones para incluir efectivamente responsabilidades parentales compartidas entre hombres y mujeres durante el período postnatal y de la crianza de los hijos; responsabilidades domésticas compartidas; protección de la infancia desde el embarazo y hasta la incorporación de los niños al sistema escolar y un sistema de seguridad social que concilie trabajo y vida en común.

Por lo anterior, me comprometo a lo siguiente:

  1. Pensiones: Mientras no haya un cambio por el cual hombres y mujeres destinen iguales esfuerzos dentro de los hogares a las tareas domésticas y de cuidados, no cambiaré la edad de jubilación de las mujeres y destinaré una parte del fondo de ahorro colectivo en pensiones a reconocer ese trabajo invisible y no remunerado de las mujeres, mejorando sus pensiones para igualarlas a la de los hombres. Las mujeres no deben hacerse cargo solas de su mayor longevidad.
  2. Cuidado de la Familia: Para incentivar los mismos derechos y deberes familiares en hombres y mujeres, reforzaré y pondré acelerador al Sistema Nacional de Cuidados para que sea la sociedad -y no sólo las mujeres- quien asuma la responsabilidad del cuidado de nuestros niños y niñas, de los enfermos, de nuestros adultos mayores, personas postradas y con discapacidades severas.
  3. Sala cuna y Jardín universal: Una de mis primeras medidas a los 100 días de gobierno será una propuesta legislativa y programática para asegurar que todo niño y niña que habita en este país pueda tener derecho garantizado a sala cuna y jardín infantil, al margen de la condición laboral de sus madres y padres.
  4. Formación: Diseñar y poner en marcha un Plan Nacional de Formación Permanente y Empleo para las Mujeres, con contratos de trabajo, condiciones laborales y protección social adecuada a sus especificidades y realidades (por condiciones de ruralidad, patrones culturales de trabajadoras inmigrantes e indígenas).
  5. Igualdad Salarial: Eliminar las injustas brechas salariales con una agenda por la equidad de ingresos, que norme legalmente y fiscalice el cumplimiento de la igualdad de remuneraciones de trabajos del mismo valor entre hombres y mujeres
  6. Isapres: Enviar un proyecto de ley que elimine el sesgo en contra de la mujer en las Isapres, entidades que castigan a la mujer por el solo hecho de tener útero.
  7. Acceso a cargos directivos: Aumentar la participación de las mujeres y reducir la brecha con los hombres en roles gerenciales, en las direcciones ejecutivas y directorios de empresas, en las actividades científicas y universitarias, así como en las organizaciones de representación económica empresariales y sindicales a todo nivel. En el actual gobierno se ha avanzado en las empresas públicas con un 40% de mujeres participando en sus directorios. En mi gobierno, velaré porque las empresas privadas se adecúen a esta norma.

Mi compromiso por la educación de calidad incluye, entre sus prioridades,

  1. Fin al sexismo en educación: Terminar con la educación sexista que reproduce en los textos escolares y mallas curriculares estereotipos y prejuicios hacia las mujeres, desde la educación preescolar hasta la educación superior. Esta educación sexista es el primer paso para la discriminación y la violencia contra la mujer.
  2. Temática de género en la formación de docentes: para la Incorporar una educación por la igualdad de las mujeres en la formación de los profesores. No queremos sólo medidas que reparen las situaciones existentes, sino actuar sobre las causas que hacen de las mujeres ciudadanas de segunda categoría. Hemos dado un gran salto en los derechos de las mujeres con la despenalización del aborto por tres causales conquistado en el gobierno de la Presidenta Bachelet, pero siguen pendientes otros retos que asumo como compromiso, para avanzar en rel aseguramiento de derechos sexuales y reproductivos. En esa dirección, me comprometo a:
  1. Educación sexual: Avanzar en una educación sexual laica y humanista en todos los colegios para
  • Asegurar el acceso a programas modernos de anticoncepción;
  • Prevenir de manera efectiva las infecciones de trasmisión sexual y el VIH Sida;
  • Prevenir el embarazo adolescente;
  • Prevenir la violencia en el pololeo, evitando violencia futura en mayor escala.

Estoy plenamente consciente de la inaceptable realidad de violencia presente en nuestra sociedad que, en especial, se ensaña con las mujeres: Avanzaremos en la erradicación de la violencia en todas las relaciones sociales, empezando por la que se ejerce hacia las mujeres. Por eso, me comprometo a:

  1. Plan nacional anti violencia de género: Poner en marcha en los primeros 100 días de mi gobierno el Plan Nacional de Acción para la Prevención, Sanción y Erradicación de la Violencia hacia la Mujer (ley 20.066), involucrando a todas las instituciones públicas y establecimientos de salud, al poder judicial y policías y robusteciéndolo en los planos institucional y presupuestario.
  2. Licencia Laboral y cuidado de hijos: Otorgar una licencia laboral a víctimas de violencia de género que sean trabajadoras dependientes, aplicable al periodo inmediato a la agresión. En caso de fallecimiento de la madre por violencia de género, el Estado se hará cargo de los hijos menores de 18 años mediante una pensión vigente hasta la mayoría de edad y educación gratuita, desde la educación inicial y hasta la superior
  3. Delito de acción penal pública: Proponemos una modificación al código penal para consagrar como delito la violencia de género, en todas las familias y en todo tipo de parejas, de tal forma que pueda ser denunciada por cualquier testigo y no sólo por la víctima. Impulsaremos sanciones reales en la fase temprana del proceso judicial por violencia de género, se prohibirán los acuerdos y se establecerá la reparación económica de parte del atacante a la víctima
  4. Apoyo laboral a víctimas de violencia: Crear un programa nacional de reinserción laboral y apoyo psicológico que permita a la víctima de violencia encontrar un empleo en la misma ciudad donde reside o en otra, con el objetivo de cortar la dependencia económica con el victimario.
  5. Empoderamiento de mujeres: Dotar de mayores recursos al Fondo de Equidad de Género y asegurar su implementación, de modo de fortalecer la asociatividad y el liderazgo de las mujeres, empoderándolas colectivamente para hacer valer sus derechos.