Cuando se cumple un año de su mandato al frente de la Municipalidad de Valparíso, el alcalde Jorge Sharp hace balance de estos 12 meses y opina sobre el debate al interior del Frente Amplio acerca de la posición que el bloque debe tomar en la segunda vuelta.

En entrevista con El Ciudadano, Sharp explica que recibió el municipio con un déficit de $100 mil millones entre la Corporación Municipal y el municipio, lo que provocó una “apretada de cinturón” y “eliminar viáticos, las horas extras a los altos sueldos”.

Destaca también el conflicto con las empresas inmobiliarias, en especial con el empresario Nicolás Ibáñez, ante quien al alcalde defendió la postura de los vecinos e impedió la concreción del proyecto del ex dueño de D&S. “El señor Ibáñez representa a los súper ricos del país y por tanto en cada uno de los pasos que da se refleja su profunda desconexión con el Chile real”, sostuvo. Según él, su otra gran “batalla política” en este tiempo ha sido “el desarrollo portuario más amigable” para recuperar el mar y el borde costero para los vecinos.

Entre los avances que de la ciudad porteña destaca que “hoy está mucho más limpia que hace diez meses atrás” gracias a inversiones “importantes” como ampliar de una a 14 hidrolavadoras para limpiar las calles; o, en materia de transparencia, implementar controles “más estrictos que -dice- se reflejan en el último informe en la materia que presenta un salto del 60 por ciento de transparencia al 92 por ciento”.

“Tras estos diez meses de trabajo, podemos decir que Valparaíso no se ha venido abajo sino que está avanzando, aquí están pasando cosas como que la inversión pública alcanzará casi los $59 mil millones, el doble de la gestión anterior”, aseguró el edil.

“Negociar por unos cupos ministeriales dinamitará al Frente Amplio”

Jorge Sharp habló extensamente también sobre el debate de la segunda vuelta que se ha instalado al interior del Frente Amplio en las últimas semanas. Al respecto señaló como principales problemas la falta de discusión política, ya que, según él, el debate se ha centrado en “la cuestión de los cupos”, en vez de “seducir al amplio campo de gente o fuerzas que están por los cambios y que no quieren que Piñera gane”.

El alcalde apostó por llamar al diálogo con las bases y los votantes de la Nueva Mayoría, no con las cúpulas: “Tenemos que convocar a los votantes, al dirigente intermedio, al militante del partido que trabaja en la administración pública que no tiene poder de decisión y que está de acuerdo con nuestra propuesta de AC o fin al CAE”, dice. Y agrega: “Negociar para transar un par de puntos programáticos y para entrar al gobierno por unos cupos ministeriales va a dinamitar al Frente Amplio”.

En su opinión, “discutir que la primera y segunda vuelta son cosas diferentes” sería operar bajo una “lógica electoralista” que “no debe primar”. Para él, sería “un error” que el FA pretendiera “participar de un eventual gobierno que no sea de nuestra coalición”.

Sharp propuso seguir un modelo similar al que él mismo llevó a cabo en Valparaíso: “Hubo una propuesta a una parte de su [de la Nueva Mayoría] electorado que votó por nosotros” en una campaña “suficientemente seductora y amplia dándole al centro de los problemas de la ciudad”.

Ante este diagnóstico, el alcalde porteño concluyó que, según él, el principal problema “está en la estrategia”. Y precisó: “Si el Frente Amplio no se va a atrever a hacer política, que lo diga. Si no se va atrever a tomar decisiones complejas, bueno, esos son los límites que tenemos hoy”. Finalmente, para él, “eso debe hacerse con imaginación”. “Tenemos graves problemas de creatividad en el FA”, afirmó.