El presidente chino, Xi Jinping, presentó este miércoles los siete miembros del nuevo Comité Político Permanente, el más alto órgano de poder del Partido Comunista Chino (PCCh) y, por ende, de todo el país.

Xi Jinping, como se esperaba, fue el primer miembro renovado como secretario general del Partido -y también, en un proceso paralelo, como jefe de la Comisión Militar Central- para al menos cinco años más. El resto de miembros son aliados y miembros de su plena confianza, como su primer ministro, Li Keqiang, quien es -junto con él- el único miembro del Comité Permanente anterior que repite mandato. Entre las caras nuevas del Politburó están: Li Zhanshu, que suena como nuevo presidente del Legislativo; Wang Yang, ex gobernador de Cantón; Wang Huning, el ideólogo del partido; Zhao Leji, que encabezará la nueva Comisión Central para la Investigación y la Disciplina, el brazo policial del Partido; y Hang Zheng, que ha desarrollado la mayor parte de su carrera en Shanghai.

Lo que está claro es que, a diferencia de lo que había ocurrido durante los últimos 30 años, todos ellos han cumplido más de 60 años y sobrepasan la edad máxima para ser herederos del mandatario chino. Un indicador de que Xi Jinping continuará en el poder más allá de 2022, cuando cumplirá su segundo mandato y -según la tradición del PPCh- debía retirarse.

Xi, de 64 años, se consagró este martes como el dirigente más poderoso en 40 años al inscribir su nombre y su filosofía en los estatutos del partido, hecho que lo enalteció a los niveles de reconocimiento y liderazgo de Mao Zedong.

El nombre de Deng Xiaopoing, que sucedió a Mao en el poder e impulsó en los años 80 las reformas que convirtieron a China en la segunda potencia económica mundial, se incluyó en los estatutos después de su muerte, en 1997. Los nombre de los dos predecesores del actual mandatario, Jiang Zemin y Hu Jintao, no figuran en los estatutos, aunque se menciona su obra.