Un joven de 17 años murió tras caer por una ventana quebrada de un bus del Transantiago y ser atropellado por la misma máquina.

Estos hechos ocurrieron tras la celebración del “banderazo” de los hinchas al equipo. La instancia buscaba darle apoyo a los jugadores en los días previos al clásico universitario que protagonizará el cuadro laico frente a la Universidad Católica el domingo a las 12:00 horas en el Estadio Nacional.

El incidente se desarrolló en la intersección de Chacabuco con Pajaritos en la comuna de Maipú. Según el chofer del recorrido 106, los hinchas rompieron los vidrios de la máquina por donde cayó el joven que fue atropellado.