En el primer semestre de este año 2017 se constituyó un equipo de trabajo  integrado por autoridades de salud, profesionales y sociedad civil para analizar, discutir y proponer un nuevo Modelo de Atención Integral a las Personas Viviendo con VIH/SIDA que se atienden en los 35 centros especializados de la atención pública de salud.

Este cambio forma parte de una serie de medidas de actualización y modernización de la respuesta sanitaria e institucional al VIH/SIDA considerando que la realidad epidemiológica de la infección por VIH/SIDA ha cambiado dramáticamente en Chile y según las proyecciones disponibles el número de usuarios en nuestro país continuará en aumento en los próximos años.

El Ministerio de Salud buscando mayor eficacia en la respuesta a la pandemia, desarrolló un plan de trabajo que busca realizar modificaciones al Modelo de Atención a Personas Viviendo con VIH/SIDA que se atienden en los centros de salud público, convocando e invitando a dicha instancia a representantes de organizaciones sociales que integran la Mesa Nacional del VIH/SIDA y los Derechos Humanos y al Comité Consultivo para VIH/SIDA (CCSIDA) de la Sociedad Chilena de Infectología, sociedad científica, médica y técnica que en su mayoría trabaja en los centros de atención del VIH/SIDA en nuestro país.

La mayor parte de las personas viviendo con VIH/SIDA en Chile pertenecen y son atendidas en el sistema público de salud. El VIH/SIDA está incluido en la Ley de Garantías Explícitas en Salud desde el año 2004, existiendo un modelo de atención vigente desde el año 2005, centrado en la atención ambulatoria por especialidades (nivel secundario) integrada a la red de salud, situación que ha permitido el manejo de la morbimortalidad asociada a esta patología, aunque las nuevas cifras de aumento en notificaciones positivas particularmente en jóvenes y el ingreso a la atención en salud de personas notificadas tardíamente, han cambiado dramáticamente la situación.

Según lo ha señalado públicamente la misma Sociedad Chilena de Infectología, razones técnicas y biosociales que compartimos, cualquier modificación al Modelo de Atención Integral de Personas Viviendo con VIH/SIDA debe considerar los siguientes aspectos:

“Cada Servicio de Salud debe contar con al menos un centro o programa de atención para personas viviendo con VIH/SIDA, ubicado en el nivel secundario de atención, que permita un manejo multidisciplinario según se requiera. El lugar debe ser adecuado, tanto en superficie como en equipamiento según estándares vigentes, resguardando así la confidencialidad de los pacientes. Los centros deben tener acceso expedito a especialidades de apoyo a pacientes viviendo con VIH/SIDA, como coloproctología, dermatología, psiquiatría, neurología, oncología y oftalmología. Del mismo modo, los centros deben asegurar la entrega oportuna y la continuidad de los antiretrovirales resguardando la confidencialidad, así como el acceso expedito a la toma de muestras de exámenes complementarios y derivación para aplicación de vacunas. Los centros deben disponer de médicos especializados en atención a personas viviendo con VIH/SIDA con horas asignadas suficientes para dar cumplimiento al modelo de atención vigente, así como otros profesionales y personal de apoyo”.

Reconociendo el esfuerzo que realizan los especialistas y los centros de atención a personas viviendo con VIH/SIDA de los hospitales que asumen una demanda cada día más creciente e importante, creemos urgente y necesario reforzar tales centros de atención, inyectando mayores recursos para su funcionamiento, mejorando su infraestructura e incluyendo más especialistas.

Nosotros y nosotras, personas que viven con el VIH/SIDA y organizaciones que trabajan en diversos aspectos de tan compleja problemática de salud, creemos imprescindible mantener la atención en salud del VIH/SIDA en este nivel centralizado de los hospitales públicos. Del mismo modo, valoramos que otros servicios de la red pública de salud garanticen el acceso oportuno a la atención primaria para testeo y prevención, así como el manejo de las comorbilidades asociadas al VIH como  la hipertensión arterial, diabetes mellitus, dislipidemia, depresión y otras.

En este marco de cambios inminentes, manifestamos preocupación e inquietud por la información parcializada que hemos recibido respecto de la derivación de personas viviendo con VIH/SIDA que se atienden en los centros de salud hospitalarios especializados a la atención primaria de salud. Si bien esta información corresponde a un protocolo que no ha sido oficializado por las autoridades de salud, hemos conocido de alarmantes testimonios, reuniones en el Programa Nacional de VIH/SIDA y evidencia documentada que certifica la derivación como propuesta a implementar en el nuevo Modelo de Atención Integral de las Personas Viviendo con VIH/SIDA en Chile.

Tal como lo han expresado la Sociedad Chilena de Infectología al ser consultada por el Ministerio de salud: “El elevado y permanente nivel de capacitación requerido para atender a las PPVIH, la alta proporción de PPVIH que ingresan en etapa avanzada al momento del diagnóstico, la complejidad y constante dinamismo de los fármacos antirretrovirales, la falta de especialistas en medicina interna en atención primaria, la alta rotación del estamento médico y no médico a este nivel y la dependencia financiera de recursos municipales, no consideramos aplicables los modelos de programas de personas viviendo con VIH/SIDA centrados en la atención primaria para nuestro país”.

Existen otras alternativas para fortalecer los equipos de salud de los hospitales sin la necesidad de desarticularlos y/o dirigir el manejo del VIH/SIDA al nivel primario porque tal medida, junto con ser grave e inconsulta, arriesga la calidad de la atención, el pronóstico y los costos de la patología, incluyendo aspectos biopsicosocial como la exposición de las personas afectadas a entornos comunitarios locales que podrían aumentar la discriminación y el estigmatiza social. La confidencialidad del diagnóstico y la atención integral del VIH/SIDA están garantizadas por la Ley de SIDA de 2001.

Estamos ciertos que el derecho a la información es clave para tomar decisiones responsables y oportunas, por tal motivo hemos solicitado –reiteradamente- la publicación y conocimiento público del nuevo Modelo de Atención Integral a Personas Viviendo con VIH/SIDA. Por tales urgentes razones,  hemos solicitado una reunión oficial con la Ministra de Salud para recabar información institucional y manifestar nuestra necesaria e imprescindible voz que rechaza el traslado desde los hospitales especializados a la atención primaria de salud porque vulnera nuestros Derechos Humanos.

Las personas viviendo con VIH/SIDA tenemos derecho a la salud y tal derecho se ejerce con participación e información oportuna, garantías que demandamos se respete por el Ministerio de Salud. Al cierre de este comunicado, no hemos recibido respuesta de la solicitud de audiencia vía Ley del Lobby con la doctora Carmen Castillo, Ministra de Salud.

Santiago de Chile, 27 de octubre de 2017