Gabrielle Deydier es la autora del libro “No se nace gorda” que fue publicado en junio y que busca responder a la pregunta de cómo es ser obeso en Francia en la actualidad.

Desde entonces el tema ha sido noticia en los medios franceses y también en medios extranjeros como The New York Times, según consigna El Mercurio.

Cuando se es gorda, también hay violencia médica. En el ginecólogo, donde la situación es vulnerable porque uno está media desnuda, un doctor me dijo: “Con tanta grasa es imposible que vea nada”.

En esas situaciones, la reacción de la autora derivaba en el llanto y en un sentimiento de vergüenza, y por supuesto no volver al mismo doctor.

“Me culpaba por ser gorda. Sentía que esa violencia era legítima. Vivía muy mal el hecho de ser gorda y pensaba que si me decía en eso era porque me lo merecía”, señala Deydier.

La escritora argumenta que la gordofobia depende de cada país puesto que ella vivió en España, y allá “nadie hablaba de mi peso, ni para bien ni para mal. Los únicos que lo hacían eran otros franceses que conocí allá”.

El libro ha generado reacciones diversas. “Muchas mujeres me escriben para decirme que, si bien no son gordas, se vieron reflejadas por la relación malsana con la comida. Algunas confiesas que vomitaban para cuidar su trabajo y su matrimonio”, cuenta Deydier.