Este lunes, el Seremi de Salud de la Región del Bío Bío, Mauricio Cariaga, confirmó que un grupo de estudiantes de la Escuela Rosa Medel Aguilera, la más próxima a las termoeléctricas de Coronel, presentó rastros de arsénico en su sangre. 

Cariaga explicó que luego de examinar a 71 niños, se detectó nueve casos que superaron el nivel de referencia en arsénico, y uno en níquel, y que las edades de los afectados fluctúan entre los cuatro y 14 años. Además, se descartó presencia de los otros metales en el organismo de los menores.

Debido a ello, los estudiantes están recibiendo atención médica que considera un examen físico y de orina, entre otros. Según señaló Cariaga, “la principal ruta de exposición es la ingestión de agua o alimentos con altos contenidos de arsénico, mientras que en menor medida la absorción se realiza por tierra o polvo; o aire”.

El seremi de Salud agregó que la exposición constante al arsénico puede provocar “alteraciones en la piel, desórdenes en el sistema circulatorio y cáncer de piel no melanoma, vejiga y pulmón”.

El estudio no determinó cuál es la fuente contaminante, sin embargo, se destacó que esta escuela es la que se encuentra más cercana a las termoeléctricas de la comuna de Coronel, que aloja a los proyectos Bocamina I y II, de Enel, y Santa María, de Colbún.