La ministra de Salud, Carmen Castillo, protagoniza una nueva polémica luego de que su nombre apareciera en una lista de 131 postulantes a un bono de incentivo al retiro que fue autorizado mientras aún se desempeña en el cargo.

El beneficio es entregado cada año a trabajadores y trabajadoras de la salud agrupados en la Fenpruss o en la Fenats. A pocos meses de abandonar sus funciones, Castillo podría beneficiarse con cerca de 15 millones de pesos, ya que el bono equivale a un mes de remuneración imponible más el monto en efectivo adicional.

Según consignó BioBioChile, el documento fue aprobado el pasado 30 de agosto por el subsecretario de Salud Pública subrogante, Cristián Herrera.

Al respecto, Gabriela Farías, presidenta de la Federación de Profesionales de la Salud, señaló que la secretaria de Estado tiene derecho a acogerse a dicho beneficio por sus más de diez años de trabajo en el servicio de salud de Aconcagua. 

En cambio, Luis Castillo, exsubsecretario de Redes Asistenciales, calificó el hecho como “escandaloso” y recalcó que es más grave considerando que Castillo dejará su cargo en febrero, antes de que termine el Gobierno actual, para poder acceder a dicho beneficio.

“Más me sorprendería si eso llegara a ocurrir o a hacerse efectivo antes del 11 de marzo del próximo año, cuando termine el Gobierno, porque sería una situación inimaginable que un ministro de Estado se retire del Gobierno para tener un bono de incentivo al retiro“, añadió el diputado PS Juan Luis Castro.