“¿Cómo te atreves, Kevin Spacey? Uno de los clichés milenarios utilizados contra los hombres gays y bisexuales es que suponen una amenaza para los niños, que son sinónimo de pedófilos y pederastas. Esta mezquina mentira ha resultado ser útil para justificar la persecución sistemática de hombres gays y bisexuales. Y es por eso que la declaración de Spacey es tan absolutamente despreciable”, comienza la columna del destacado escritor británico Owen Jones.

El joven activista se refirió a la polémica que se generó luego de que el actor Anthony Rapp denunciara que, cuando tenía catorce años, sufrió un intento de agresión sexual de parte del también afamado actor Kevin Spacey, reconocido por su papel de Frank Underwood en la serie “House of Cards”. A través de sus redes sociales, Spacey aseguró que no recuerda el episodio pero todas formas pidió disculpas, y aprovechó el espacio para reconocer públicamente su homosexualidad. “He amado y he tenido encuentros románticos con hombres toda mi vida, y ahora elijo vivir como un hombre gay”, escribió.

“Salir del armario es un hito en lo personal para todos los hombres gays, un momento decisivo “antes y después”. Puede implicar un estrés importante por culpa del miedo al rechazo, pero para muchos es una liberación, como quitarse de encima un peso agotador. Que ahora muchos hombres se sientan cómodos al salir del armario se debe a una lucha dolorosa y prolongada por parte del colectivo LGTBI, sobre todo en una época en la que ser gay podía suponer ser arrestado y encarcelado” continuó Jones.

Debido a lo anterior, el escritor criticó el escenario utilizado por Spacey para su declaración. “¿Usar una acusación de intento de agresión sexual contra un niño como oportunidad para salir del armario? Kevin Spacey, una vez más, cómo te atreves (…) Spacey ha dañado a una minoría de la que se ha negado a formar parte hasta hace unas horas”, lanzó.

Para él, el anuncio de Spacey repercutirá de forma negativa para la comunidad LGTBI. “En los próximos días, semanas, meses, apuesto que fanáticos intolerantes homófobos van a usar el caso de Spacey para insistir en que la comunidad LGTBI es una amenaza para los niños. Será usado como argumento para justificar la opresión y el abuso físico y psicológico. También habrá quienes todavía no hayan salido del armario y serán disuadidos de hacerlo. Y todo gracias a la declaración de Spacey”, agregó.

“El punto de mira está ahora sobre hombres poderosos que usan su posición para acosar y agredir sexualmente. Los supervivientes y las víctimas necesitan nuestro apoyo desesperadamente. No hay excusa –ninguna– que justifique el comportamiento de estos hombres”, concluyó.