La mañana de este martes, la alcaldesa de Antofagasta, Karen Rojo (independiente), apareció para desmentir la información que se conoció durante el fin de semana pasado sobre la polémica ordenanza que emitió el municipio, que entrará en vigencia el próximo 1 de noviembre, y que –según se señaló en un comienzo– pretende multar a indigentes y personas que limpien vidrios con cifras que fluctuarán entre los 40 mil y 200 mil pesos.

En conversación con Radio Zero, Rojo señaló que la medida incluye a comerciantes ambulantes ilegales y limpiaparabrisas y que “en ningún lado dice que se va a multar a la gente en situación de calle, eso es falso (…) si alguien no tiene para comer, menos va a tener para pagar una multa”, por lo que aclaró que “no hay multa para ellos”.

Para ella, la polémica se originó porque “me preguntaron de un medio que qué pasaba si alguien se quedaba dormido en una plaza, después de un carrete o lo que sea. Si por una vez una vez persona que tiene un domicilio fijo se queda dormida en la plaza, los inspectores no le van a sacar una multa. Pero si una persona lo toma como algo constante, que le gusta vivir y hace sus necesidades públicas en un jardín donde están los niños jugando, esa persona merece una multa”.

Sin embargo, Rojo también explicó que lo que gatilló el dictamen fue que “hace dos meses, una persona en situación de calle mató a otra en mismas condiciones que tuvieron en pleno centro de nuestra ciudad. Eso nos animó a todos en el Concejo Municipal a poner un orden y ese orden no es una ordenanza que se nos ocurrió a hacerla, sino que aplicamos la ley de tránsito, de urbanismo y la ley de renta”.

En el espacio, Rojo también relató un particular episodio que vivió en las calles de Antofagasta. “A las 10 de la noche me fui a fiscalizar el centro de Antofagasta. Me puse a ver el alumbrado público, si estaban sacando bien la basura por el contrato de aseo, y un tipo le estaba vendiendo droga a otra persona. Entonces, yo me acerqué porque estaba con una vestimenta que no es la habitual y le compré droga”, explicó.

“Ahí supe lo que es la falopa y la cocaína. Le dije: solamente tengo seis lucas y me dijo ‘ya, tengo falopa no más’ y le dije yo ‘ya, dame falopa’. Después directamente me fui a Carabineros. Si te das cuenta, si alguien no se pone la falda o los pantalones, esta ciudad se nos va a ir de las manos”, agregó.