Desde hoy ya no se fabricarán más monedas de $1 ni de $5, y la moneda más pequeña será la de $10 dando paso al redondeo de precios en virtud de la ley 20.956.

Según el Banco Central, la razón por el cese de estas monedas es el poco uso que se les da, además el alto costo de su fabricación: las de $5 cuestan $17 y las de $1 cuestan $5.

Esto conlleva también el redondeo de precios, una regla obligatoria para todo el comercio en Chile.

Los valores que cuenten con cifras menores a $5 se redondearán para abajo, y las mayores a $6 para arriba. Entonces si el costo de un producto es $995, su nuevo valor redondeado será $990, no así si cuesta $996, ahí el valor sube a $1.000

Sin embargo esto sólo aplica a los pagos con efectivo, ya que en el caso de pagar, transferir, con tarjetas de crédito, débito, cheques, depósitos en cuentas corrientes (a la vista o de ahorro), vales vista, o a través de dispositivos móviles, todo sigue igual.

El uso de las monedas de $1 y $5 aún está permitido y no perderán su valor, aunque, las personas, si lo desean pueden concurrir al Banco Central o a bancos en regiones para cambiar sus monedas desde este 2 de noviembre.