El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió que se aplique pena de muerte para Sayfullo Saipov, autor del atentado que dejó ocho muertos en Nueva York, entre los cuales se identificó a cinco argentinos, un belga y dos estadounidenses.

A través de su cuenta de Twitter, el Mandatario sostuvo que “el terrorista de NYC está satisfecho y pidió que la bandera del EI (grupo Estado Islámico) sea desplegada en su habitación del hospital. Mató a 8 personas e hirió gravemente a 12. DEBERÍA SER CONDENADO A MUERTE!”.

Además, Trump anunció que ya se inició el proceso para terminar con el programa de asignación de “green cards” o visas de residencia por lotería, que según él fue el método utilizado por Saipov para entrar al país.

El programa fue creado en 1990 y entrega permisos de residencia permanente a unas 50 mil personas en todo el mundo, abriendo la puerta a sus familiares.

Saipov vivió en Florida y Ohio antes de mudarse a Paterson, una ciudad industrial en Nueva Jersey a unos 30 kilómetros al noroeste de Nueva York, donde vivía con su esposa e hijos.

Donald Trump ya redujo la cifra de ingreso de refugiados a Estados Unidos en más de un 50%, además de endurecer los requisitos para obtener visas en todo el mundo y prohibir la entrada de viajeros de 11 países, la mayoría vinculados a poblaciones musulmanas.