Patch Adams realiza tratamientos para mejorar la salud mental de los veteranos de guerra de Estados Unidos a través de una terapia conocida como el clowning. “6.000 veteranos de guerra se suicidan cada año, como huérfano de la guerra lloro por eso. Y quise hacer algo”, señala el doctor.

Los veteranos del ejercito sufren un fuerte estrés post traumático después de volver de los enfrentamientos y esto los lleva, en muchos casos, a suicidarse.

Hace dos años, Adams juntó a un equipo de diez personas para formar un staff de clowns y doctores, quienes llevaron a 10 veteranos de guerra durante una semana para hacer clowning en Guatemala. Este proceso logró que los ex militares recuperaran la alegría en sus vidas.

El director chileno Esteban Rojas, quien es amigo y colaborador de Adams, fue invitado al segundo viaje que se realizó en diciembre del año pasado. Siendo testigo del proceso, Rojas decidió registrar estas historias de recuperación. De esta manera, nació “Clownvets”, documental que inició una campaña para recaudar fondos de cara a su finalización mediante la plataforma de crowdfunding “Indiegogo”.

“Creo que el trabajo de Patch y su grupo de clowns es algo que no ha tenido exposición suficiente, especialmente en el mundo audiovisual. Para mí el Clowning Humanitario es algo tan hermoso y poderoso y siento que aún no existe una película que lo muestre como corresponda”, explica Esteban Rojas.

La película muestra el recorrido que algunos veteranos han realizado desde zonas rurales de Michigan, EE.UU. hasta Guatemala, así como parte del equipo médico que los apoya. Cada uno de ellos entrega desgarradoras historias de vida y la lucha por sobrellevar los recuerdos de guerra. Quienes sobreviven, son víctimas de un constante sufrimiento, lo cual afecta a sus familias y comunidades. “He estado haciendo clowning desde que regresé. Voy al mercado, voy al banco. Sólo se necesita una nariz roja y la voluntad de hacer reír a la gente. Cambió mi vida por completo”, dice el veterano de guerra Wayne Ergang en Clownvets.

Desde marzo de 2017, Esteban Rojas y su co-editor, Luis Bahamondes han estado trabajando en el primer corte de la película. Sin embargo, aún necesitan grabar algunas escenas y finalizar el proceso de postproducción. Estos son los motivos que justifican la campaña de financiamiento.

Mira parte del registro acá:

Si quieres donar dinero para el documental puedes hacerlo acá.