La justicia brasileña decidió prohibir un concierto que se realizaría el pasado lunes en un terreno que es ocupado desde septiembre por más de 6 mil familias, en el municipio de Sao Bernardo do Campo, en Sao Paulo.

La solicitud de la Fiscalía apuntó a cancelar la presentación de Veloso ante la ausencia de estructura para albergar el evento y fue aceptada por la jueza Ida Inés del Cid. Además, la magistrada ordenó una multa de 500.000 reales -cerca de 150 mil dólares- en caso de que el dictamen no fuera obedecido y ordenó la intervención de la policía en caso de ser necesario.

El concierto se realizaría a partir de las 19 horas del lunes, en un terreno que fue abandonado hace 40 años por una constructora. La toma se inició se inició el pasado 2 de septiembre, impulsada por miles de familias que reclaman una vivienda digna.

En declaraciones a Globo, el músico señaló que “es la primera vez que estoy impedido de cantar en el período democrático”. Además, añadió que “la gente esperaba que se realizara el show, nos vieron llegar junto a otros artistas que participarían de este evento”.

“Me siento mal, da la impresión que no es un ambiente propiamente democrático. Es un modo de reprimir una acción que sería legítima. Pero ellos presentan justificación por causa de seguridad. Creo que hay mala voluntad de ellos”, agregó el músico.

Pese a la cancelación, Veloso se hizo presente en el terreno junto a otros artistas. Por su parte, la productora señaló que no van a incumplir las órdenes judiciales y que el concierto será reagendado para realizarlo con todas las garantías de seguridad.

La ocupación es liderada por el emblemático Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST), una organización que ha protagonizado diversas tomas en numerosos puntos de Brasil. El objetivo del evento era precisamente apoyar las demandas de las familias, que pretenden marchar hasta la sede del Gobierno de Sao Paulo para manifestar sus exigencias.